martes, 18 de septiembre de 2012

Las aguas bajan claras

Este relato es continuación de "Abrirse a lo nuevo".

Últimos días de noviembre, la primavera en su esplendor iba preanunciando el verano. Mis clases habían terminado, y me encontraba en vacaciones hasta marzo, momento en el cual empezaría la universidad. Mi padre acababa de cumplir los años, 48 ya. Decidimos festejar ambos gratos acontecimientos (mi graduación y su cumpleaños) yéndonos cuatro días a la playa. La decisión era correcta, habida cuenta que yo tal vez en el verano quisiera viajar con mis amigos, y que él había decidido festejar su cumpleaños en una reunión de gente mayor, a la que por aburrimiento desistí de ir. Ahora, en cambio, nos teníamos el uno al otro, y estábamos a nuestras anchas. Y a nuestras largas, y a nuestras cortas también.

¿Para jugar al tejo en la playa? Sí, puede ser. ¿Para meterse en el frío mar? También. ¿Para salir y cenar a la noche? También. ¿Para hablar de nuestras vidas, y mi próximo ingreso en la Universidad? Desde ya.

Pero no sólo eso. Para tener el caliente y salvaje sexo que solíamos tener siempre. ¿Con mujeres? ¡No!¿Con otros hombres? ¡Tampoco! ENTRE NOSOTROS. Sí, practicaríamos incesto como posesos, como hacía casi un año que hacíamos. Pajas, mamadas, folladas, ahora en exclusiva en cuatro días, con absoluta libertad para delirar y sin ajustarse a horarios ni despertadores.

Llegamos a la casa que había alquilado mi padre; un modesto chalet de 2 ambientes, con un living, un cuarto, una cocina, un baño, y un pequeño patio delantero, a una cuadra de la playa. Tras decirle someramente al encargado que yo dormiría en el sillón del living (no había necesidad de aclararlo, pero simplemente, el terror a que lo nuestro se descubra a veces lo perturba y lo hace hablar demás), cerramos la puerta y dejamos el bolso en el suelo. Un solo bolso, puesto que eran cuatro días, y en la playa no se usa mucha ropa, y además... menos si se va a coger.

-¿Te gusta la casa?- me preguntó mi padre.
-Linda, sí...- dije, sin prestar mucha atención. Era funcional, con eso alcanzaba.
-Dejemos las cosas en la pieza- dijo él. Agarró el bolso, yo una mochila, y fuimos hasta el cuarto, que tenía una vieja cama matrimonial.

-¿Esto crujirá mucho?- me preguntó lascivamente mi padre, hablándome al oído.
-Hay que ver...- alcancé a responder antes de que me abrazara.
-Ah, oh, hmm, uf- me jadeó él. Me estaba abrazando por atrás, y comenzaba a mover su pelvis frotándola contra mi trasero. Puso una mano en mi pija. Me calenté.
-Qué bien la vamos a pasar acá, bebé, síiiii- siguió suspirando- Preparate porque de acá no vas a salir con el culo sano, eh.
-Pará, pará, me meo...- le dije. Era cierto, me venía aguantando todo el viaje, y si bien es cierto que no veía la hora de que mi viejo me sodomizara como el mejor, en estas condiciones no aguantaba más.
-Yo también, te acompaño al baño, hijo- dijo, besándome y sin soltarme. Estas mini vacaciones iban a estar muy ajetreadas...

Nos pusimos a mear, parados uno al lado del otro. Como dos hombres comunes y corrientes mean, apuntando hacia adelante y abajo. No hay mayor ciencia en hacer pis si se es hombre. O al menos, eso pensaba yo...

Estaba pensando en mandarle un mensaje de texto a mi madre para avisarle que había llegado bien, cuando siento un líquido caliente golpéandome en el costado. Miro sorprendido, y más sorprendido contemplo a mi padre, apuntando su chorro de orina directamente a mi cuerpo, con una pícara sonrisa, evaluando la situación. Noto que retiene el chorro, esperando tácitamente una respuesta.

Nos quedamos mirando. Yo sentía una cierta repulsión, pero la verdad es que no me había disgustado. Y mi padre desnudo, con esa sonrisa y esa pija, opera maravillas en mí... me di vuelta, le di la espalda, y seguí orinando. Él entendió el mensaje, y a los dos segundos, sentí nuevamente el chorro cálido recorrerme toda la espalda, pues evidentemente estaba moviendo y dirigiendo su pija a voluntad, como si me estuviera pintando. Terminó finalmente de orinar.

-Date un baño- me dijo, dándome un beso. Comprendí que la nueva diversión me iba a implicar pasar mucho tiempo en el baño.

Me di una ducha rápida, pasándome abundante jabón por la espalda, y cuidando muy bien de no oler a orina. Cuando consideré estar listo, salí de la ducha, me sequé con una toalla, y salí desnudo al living. Vi que mi padre estaba en la cocina, bebiendo agua directamente del pico de una botella, y tocándose la pija. Noté que tendía a tomarse la botella entera.

-¿Tanta sed tenías?- le pregunté.
-No- me responde él, quedamente.
-¿Y entonces por qué tomás tanto?
-Me extraña esa pregunta en un chico inteligente como vos. Quiero llenarme de líquido así puedo volver a mearte- dijo como si fuera lo más común del mundo.

Conque esas teníamos... fui a la pieza a desarmar el bolso, y a esperar que los dos litros de agua surtan su efecto. Él vino atrás mío, y tras desarmar el bolso en cinco minutos, me agarró y nos tumbó en la cama. Comenzó a refregarse sobre mí, jadeándome al oído y lamiéndome la cara. Adoro cuando hace eso, así que me dejo. Puedo estar horas así, sintiendo su cuerpo sobre el mío, moviéndose, desahogando esa lascivia tan particular que lleva...

-Che, ya está, me meo de nuevo- me dijo. No deja de sorprenderme su naturalidad a la hora de proponer cosas impensables para el resto de los mortales.

Nos levantamos y fuimos al baño. Me senté en la taza del inodoro. Él se agarró la pija y la apuntó a mí.

-En la boca, no- consideré prudente aclarar. No me aminaba a tanto...
-No hay drama. Ahi, ahí, ahí va... sss- dijo relajado.

El orín empezó a salir veloz y fuerte, e impactó en mi torso. Estaba caliente, y era más bien transparente, por todo el líquido que había tomado. Comenzó a impactarme en las tetillas y el torso, bajando y subiendo por el pecho y el estómago, para finalmente hacer una subida hasta el cuello y finalizar con un chorro débil sobre mi propia pija, que comenzaba a pararse fruto del morbo de la situación. Mi padre se arrodillo y me besó en la boca, única parte intacta.

-Bañate- dijo, divertido. Era la segunda vez en menos de dos horas. Me pregunto si no lo excitaría más la idea de tenerme constantemente bañándome que el meo en sí.

Nuevamente me duché cuidadosamente, y salí. Estaba masajeándose el pene, desnudo, boca arriba. Eso sólo podía significar una cosa: sexo.

Comenzamos a besarnos en la cama. Comencé a masturbarlo, él también a mí. Se la chupé, el hizo lo propio  conmigo, y finalmente, me dio vuelta, me dejó boca abajo, y comenzó a chuparme el culo. Insertó rápidamente el dedo en mi ano, luego otro. Los retiró, se puso el preservativo (habíamos traído una caja de 30... para 4 días; nos había parecido un exceso, pero lográbamos siempre superarnos...), se untó lubricante (tres pomos habíamos llevado), y finalmente me penetró.

Comenzó a cogerme bastante rápido. La cama, como habíamos predicho, crujía bastante, aunque no lo suficiente como para tapar los gemidos.

-Ahh, ahh, sí, sí, sí, nene, nene, más, dale, ay, ahhh, ahhh, sí, te quiero, sí si sí- decía él, que simulaba un serrucho sobre mi cuerpo con sus movimientos.
-Ahm ahm, papá, sí, si, por Dios, ah ah ah, seguí, sí, más, dame dame- le pedía yo, completamente abierto a  su herramienta.

La cogida fue relativamente breve, y a los diez minutos, él sucumbía desplomándose sobre mí, mientras yo sentía su pija latiendo dentro mío. Tomó aire, la sacó, se sacó el preservativo, y se tumbó sobre la cama.

-¿Me hago la paja y vamos a la playa?- le pregunté. El día estaba lindo, serían las diez de la mañana.
-Esperame cinco minutos y vamos- me contestó él, aún recuperando el aire.

Por supuesto, los cinco minutos concluyeron con él abalanzándose arriba mío, besándome, y diciendo "¿Otra rapidita?". Y como fuera concedida la rapidita, esta vez yo boca arriba, y él clavándose, apoyándose con los brazos sobre la cama, y moviéndose más rápido aún que antes, sin duda para terminar rápido. A los quince minutos sucumbía nuevamente, no sin antes tener la amabilidad de pajearme para que acabara junto con él. Oh, delicias del sexo...

Una nueva ducha rápida, y a la playa. No había casi nadie, porque la temporada comenzaba en diciembre. Pasamos el día hablando, especialmente de mi ingreso a la Universidad: los miedos, las esperanzas, las dudas, las dificultades, las perspectivas... a veces no puedo creer que tras esta faceta de padre e hijo "normales" se monte toda la lujuria que nos envuelve...

Al atardecer volvimos al departamento, y tras un nuevo baño, salimos a caminar por las casi desiertas calles del pueblo, que se aprestaban para la temporada. Nosotros llegábamos antes del aluvión, como esquivándolo. Y un poco en eso se basaba nuestra relación, en esquivar al mundo, la moral, los códigos, los tabúes... cogíamos cuando el resto dormía la siesta, nos la chupábamos cuando el resto veía fútbol, nos masturbábamos mientras los vecinos cocinaban, nos franeleábamos a la hora de estudiar... siempre desacompasados, y por eso tan felices.

Volvimos a la noche, tras cenar, y nos fuimos a acostar. Nuevamente, sentí su erección, y tras la acostumbrada serie beso-paja-chupada-chupada de culo-dedo, volvió a penetrarme, esta vez suavemente, como quien tiene todo el tiempo del mundo para lo que está haciendo. El sudor comenzó a apoderarse de nuestros cuerpos, yo particularmente, aplastado bajo su cuerpo y contra la almohada y la cama, estaba hirviendo, mientras aguantaba sus mansas embestidas.

-Ah, ah, ah,oh, oh, ahhhhhh- dijo suavemente, mientras se iba en mí, ya por tercera vez en el día. Se separó, y finalmente me liberó. Respiré, me abaniqué con la sábana, y al refrescarme un poco, lo besé, indicándole por gestos que era mi intención penetrarlo. Accedió finalmente, y se puso a cuatro patas. Tras dilatarlo con una ración extra de lubricante (siempre hay que usar más con él, ya que tiene mucha menos experiencia que yo en esas lides), finalmente se la metí. Y así cabalgándolo estuve un buen rato, hasta que yo también me vine en su interior, con un potente orgasmo retumbando en su cavidad. Se la saqué, y ahí sí, dormimos.

La mañana siguiente comenzó con una chupada mía, mientras él leía un diario local y desayunaba un yogurt. Justo al llegar a la sección de "Policiales", se produjo su orgasmo, que me inundó de semen la boca.
-¿Todavía querés yogurt?-me preguntó, ofreciéndome lo que le quedaba. Pregunta sarcástica, claramente no quería más.

Luego al ponerme la malla de baño, me abrazó de atrás y comenzó a masturbarme velozmente. Haciendo caso omiso de mi solicitud de ir a la pieza o al baño, siguió pajeándome en el living, ratificando su tenacidad con un fuerte apretón que me impedía moverme. Por supuesto, mi escasa resistencia derivó en un orgasmo mío, que salpicó el piso, justo lo que yo quería evitar.

-Despues lo limpio- dijo él.- Vamos a la playa- A veces pienso que si no fuera por su tenacidad, nada de esto estaría ocurriendo.

-¿Cómo fue que se te ocurrió estar... digo, ejem... eh... eso, estar conmigo?- decidí preguntarle en la playa, en medio del chirrido de las gaviotas. Siempre había tenido curiosidad por el origen de esto...
-Mirá, yo siempre fui hetero, y de hecho, me siguen gustando las minas... pero qué sé yo... creo que se mezclaron varias cosas...- respondió él.
-¿Cómo cuáles?
-Cuando vos me dijiste que eras gay, me preocupé, y me enojé, no podía ser que mi único hijo, y varón lo fuera... y tras varias peleas con vos, que ahora agradezco, entendí que no estaba mal, si eso te hacía más feliz.
-Ta. ¿Y lo otro?
-Uy, lo otro... en enero, cuando te dije de pajearme, ya hacía seis meses que no estaba con nadie. Mucho, yo siempre tuve mucha actividad sexual, como verás, no puedo dejar de ponerla, jeje- rió vulgarmente, buscando la complicidad que ya tenía. Me toqué instintivamente el culo.
.¿Entonces?
-Y, un día pensé, y dije, ¿cómo será que hace el resto de la gente? ¿Cómo hacen los tipos entre sí? Y ahí pensé en vos... o sea, me imaginé que vos tenías sexo con otros, cosa que no sabía, ya que casi no hablábamos...
-Etapa superada- dije yo, esquivando el consabido reproche. Ahora tampoco hablábamos mucho, pero cómo hacíamos...
-Y al principio era inocente, era más bien curiosidad, algo tan distinto a lo que estaba acostumbrado... pero un buen día, hará un año ya, sin querer me toqué la pija mientras te imaginaba, y se me paró.
-¿Sí?-
-Sí... y me sentí mal, muy mal, un perverso, pero no pude olvidarme de eso. Y a las dos noches, soñé que me pajeabas.
-Guau.
-Y me levanté muy caliente, y ya no pude volver a dormir... y al día siguiente no podía dejar de pensar en eso, y a la noche, cuando llegué a casa... bueno, me la toqué y... listo, no lo pude evitar, me hice la paja pensando en que vos me la hacías a mí... y acabé, por Dios, cómo acabé, te juro, hijo, como un animal, y cómo quise que eso fuera real.
-¿Y qué hiciste?
-Me sequé la leche, y mientras lo hacía, me sentí tan mal, tan mal, que me tomé algo para dormir y olvidar.
-¿Y por qué no te fuiste de putas?-le pregunté. Siempre me había intrigado por qué había elegido un camino tan complicado para resolver algo tan fácil...
-Lo pensé, pero ya estaba muy obsesionado. Y cada fin de semana que venías a casa, era una tortura, verte,   tan frío además, tan distante, y yo queriendo tanta cercanía, el colmo de la cercanía, qué mayor intimidad que que te toquen la pija...
-¿Y entonces?
-Busqué en Internet una solución. No quería sentir más esto, eso que pasaba, y pensé, bobamente, que en algún lugar alguien diría algo, en Internet hay de todo.
-¿Y encontraste?-le pregunté, curioso. ¿Habría una "cura" contra el incesto gay? ¿Para qué además, si estaba buenísimo?
-Hmmm... poco y berreta. Pero lo increíble es que encontré páginas de incesto gay a rolete. Y entré, y vi, y leí, r y vi cómo los padres se cogían a los hijos, y estos se la chupaban, y como todo el mundo la pasaba de puta madre... y si bien seguía teniendo culpa, supe que tenía que probar.
-¿Y cómo te decidiste a hablarme?
-Uf... pasó el Año Nuevo, volví de festejar, y ahí me sentí tan triste, tan solo... me hice tres pajas imaginando que te cogía... y ahí pensé que ya estaba, que peor la cosa no podía ser... vivir así era una tortura, y decidí hablar con vos. Si todo salía mal, terminaría en cárcel, o en el psiquiátrico, bueno, ahí vería... pero vivir en esa falsa libertad en la que estaba yo, deseando un imposible, sin saber por qué...
-Aha.
-Y un poco me jugué a que a vos te gustara. Sabía que eras gay, y bueno, por muy repulsiva que te pareciera la idea, tal vez te tentara probar conmigo. Por eso, pensé en pedírtelo como un favor, como un intercambio, mi placer por una experiencia. Sabía también que estabas acostumbrado a verme desnudo, y por eso, quise generar familiaridad...
-Valga la redundancia- dije yo, riéndome.
-Valga. Y cuando te lo pedí... uf.... nervios a morir... hasta pensé en obligarte si te negabas. Pero después supe que no te ibas a negar.
-Pero si te dije que no...
-Pero no te fuiste, ni gritaste, ni me pegaste, ni llamaste a tu madre. Nada, solamente te quedaste en la habitación, te fuiste a bañar, sabiendo que eso me provocaba, y te quedaste a dormir. Era cuestión de tiempo. El sí ya estaba. Y el resto es historia conocida.

Nos quedamos mirando el mar tras ese diálogo. El día pasó en armonía, bastante silencio. A la noche nos quedamos viendo la vieja televisión, y finalmente, tras una escueta cena, fuimos a la cama, donde tuvo a bien montarme dos veces seguidas, antes de caer dormido.

La mañana siguiente comenzó igual que la anterior, una chupada mía y una paja suya. Fuimos a la playa y nos pasamos mucho tiempo en el mar, disfrutando de la primavera y el sol. A la tarde, decidimos andar en bicicleta por los campos cercanos.

Habríamos pedaleado una hora y media, por varios caminos de tierra, hasta que llegamos a un auténtico páramo. Cañas, tierra, polvo, un granero abandonado, y muy a lo lejos, una ruta donde se veían como minúsculas manchas los autos. Decidimos hacer un alto.

-Haceme la paja- dijo sorpresivamente mi viejo.
-¿Qué? ¿Ahora?
-Sí, dale, no doy más.
-Pero... ¿acá?
-No, en el Sheraton. Dale, hacémela.
-Pero nos pueden ver.
-¿Quién nos va a ver? No hay nadie.
-Pero puede aparecer.
-Lo único que hay es la ruta al fondo, y esto está abierto, se ve venir todo.
-¿Y si aparece de atrás?
-Se escucha venir. Dale, no seas zonzo, hacémela. Parate al lado, acercá la bici, y hagamos de cuenta que estamos viendo un mapa o algo así. Perá que me bajo la malla.
-No, papá, me da miedo.
-Dale, hijo, hacemela. Yo miro si viene alguien. Si hay que cortar, salgo perdiendo yo. Por favor. Animate.

Dudé, él, tenaz como siempre, se bajó apenas la malla descubriendo su falo erecto. Me asusté y me acerqué. Se la agarré y empecé a pajearlo rápido. Me gustaba y me asustaba mucho la situación, así que preferí terminar rápido.

-Dale, viejo, terminá ya- le dije.
-Pera, tranquilo, no pasa nada. Calma, relajate. Ah ah ah.
-Shh, no jadees.
-Tch, tranquilo.

Finalmente acabó, y su esperma regó el seco suelo.

-Acá va a crecer una plantita- dijo mi padre. Me pregunto quién se creerá que es. Emprendimos la vuelta ya que empezaba a anochecer.

Esa, nuestra última noche en la playa, fuimos a un concierto en un restaurant. Al volver, mi padre compró una gran botella de agua de dos litros. Ya sabía para que era....

Al volver, y tras armar someramente el bolso, nos desnudamos, me llevó al baño, y me hizo acostar boca abajo. Él se tumbó arriba mío, y sentí su orina entre ambos cuerpos, uniéndonos cual lazo líquido y esparciéndose por el suelo del baño. Nos bañamos juntos, y concluimos la noche con tres regias folladas, dos a mí él, y una a él yo.

Finalmente, al último día, tras un glorioso 69, nos pusimos a ordenar y limpiar el enchastre que era la casa, con tanta orina, semen, preservativos y papel higiénico por doquier. Él me ofreció seguir limpiando y que yo fuera a la playa, cosa que hice.

Se me unió casi al mediodía. Permancecimos allí hasta la tarde, nuevamenente hablando zonceras, hasta que volvimos. Una nueva paja mutua rápida, una breve comida en una rotisería, y al micro de vuelta. Al sentarnos en el asiento, cómplicemente, le rocé la pija, que noté erecta. Nos sonreímos, miramos por la ventanilla el pueblo que se alejaba, y emprendimos regreso a la gran ciudad.

El verano se acercaba, y con él, las Fiestas y mi cumpleaños. Nuevas aventuras parecían esperarnos.

Hasta entonces.










domingo, 10 de junio de 2012

Abrirse a lo nuevo

Este relato es continuación de "Pajea a tu padre" y "Negociaciones".



Es de noche, invierno. Mi cuerpo desnudo yace boca abajo, tapado por la sábana y la manta. Siento una respiración cerca mío. Se oye el chasquido de una lengua. Percibo una presencia cerca de mi parte trasera. De pronto, una lengua ajena recorre, con avidez, mi culo, mientras mis nalgas son tomadas y separadas suavemente por dos manos expertas. La lengua recorre hacia arriba y hacia abajo, hacia adentro y hacia afuera, circunda mi agujero. Exhalo un leve gemido de placer. La boca ajena me besa el ano.
Se oye el ruido de un frasco. Un dedo entra en mi culo, doliendo al principio, cada vez menos. Al entrar, me masajea por dentro. Nuevamente exhalo quejas y placeres. Oigo rasgarse un envoltorio de preservativo, percibo un movimiento de desenfundar. Recibo un último beso en la cola.
Y después, el pinchazo. La vacuna. El injerto. La invasión. Ese mismo sutil dolor, que de pronto se transforma en placer. Ese mismo cuerpo ajeno, que se va adentrando en mí, ignorando la resistencia que opone el mío. Suavemente, con determinación. Hasta donde pueda llegar. Se oye un suspiro de alivio, de placer.
Miro al espejo. Mi padre y yo nos miramos. Nuevamente, él yace arriba mío, dentro mío. Su cuerpo aplasta al mío contra la cama, y lo protege también. Yo lo recibo, soy su anfitrión. Nos sonreímos, y empieza el bombeo. Lentamente, pero con nitidez. Avanza y retrocede dentro de mi cuerpo. El mete-saca. Como las olas del mar, que van y vienen sobre la arena. Observo sus movimientos, su deslizarse el pecho sobre mi espalda. Su recorrerme la cara la nuca. Su pelvis acercándose y alejándose de la mía. Su culo, libre, no amarrado a nada, moviéndose en el aire con absoluta libertad. El mío, en cambio, atado a la cama, no con cuerdas, sino a su pelvis. Me quedo quieto, recibo, espero, respondo. Cada avance me exhala un gemido de placer, cada retroceso una espera. Él propone, yo respondo. Él pone, yo recibo. 


Pasivo: que deja que las cosas pasen.
Bottom: el de abajo.

Abajo y a la espera de que algo pase. Acelera, cambiamos de posición. Cuando estoy particularmente entusiasmado, lo cabalgo, lo miro a la cara, lo beso, le salto encima. Y luego volvemos al principio, abajo y de espaldas. Él sigue trabajando, acelera, pierde un poco el control y explota en mí, relajándose y soltando su esperma (del que vengo yo) en mi culo (del cual no podrá venir nadie). Comienza a retirarse. Se tumba en la cama, cumplió su cometido. Como deferencia, comienza a masturbarme muy rápidamente. Yo exploto en un chorro salvaje, que se esparce en la cama y en la sábana (siempre olvidamos traer una toalla o papel higiénico). Relajados, nos abrazamos y dormimos.

A la mañana siguiente, se repetirá de nuevo la acción. Si la tarde está muy fría para salir, otra vez. A la noche, volveré a mi casa materna. El miércoles vuelvo a la casa de mi padre (antes iba los jueves, pero no aguantábamos cuatro días sin eso). En la semana todo es más rápido. Jueves a la mañana, una paja rápida. Y hasta el sábado a la tarde. Normalmente paseamos, vamos al cine, vemos vidrieras, cenamos. Nos aguantamos, conscientemente, retardando el momento A las once de la noche, aún en plena calle, ya estamos erectos. Que la peli termine pronto. El frío no ayuda. A la una o dos volvemos a la casa, y sin preámbulos casi, mi culo desnudo recibe un lengüetazo, y todo al comienzo...

Mi padre me coge tres o cuatro veces por semana. Si hacemos un calculo rápido, deben ser unas 25 las veces que entró en mí.

25-0. No es una competencia, es una mera estadística. Él parece disfrutarlo mucho, ¿por qué no podré yo también?

-Che, esta vez yo quisiera...- la tímida sugerencia es ahogada por varios murmullos disuasorios. Resultado: mi padre ensartándome otra vez, repitiendo obsesivamente el siguiente latiguillo: "¿Viste que te gusta?".

Otro intento consistió en comenzar a hacerle masajes por la espalda, besándosela y acariciándosela. Cuando llegué a su trasero, se puso en alerta. Cuando el dedo intento penetrar, hubo una cerrazón, se dio vuelta, y "No, a mí no". Terminó en masturbación mutua.

Tal vez no quede otra que plantearlo de frente. No va a ser fácil, lo sé.

-Me gustaría poder metértela yo también- la frase resuena fría en aquel desayuno. La ocasión no es para nada sexual, y aprovecho ese momento. En la cama, no tengo tanta resistencia, porque al fin y al cabo me gusta que me penetre, es que sólo quiero saber qué se siente...


El silencio posterior a ese enunciado confirma que se acusó recibo del mismo. Suspiro.

-¿Por qué?- me pregunta, desconcertantemente.
-Porque... -debo hilvanar una respuesta coherente si no quiero perder esta chance.- Porque... se nota que está muy bueno, y que vos lo pasás muy bien. Y quiero probar yo también, creo que tengo ese derecho.
-Vos también la pasás muy bien, así como estás ahora. Gemís de lo lindo - dice, entre prosaico y entristecido. ¿Por qué ese tono melancólico?
-Claro, y vos también lo pasarías muy bien en mi lugar. Está bueno ser pasivo.
-Podés seguir siéndolo, no me molesta.
-Te hablo en serio. Quiero probar lo otro.

Nuevo suspiro, ¿acaso se puede ser tan trágico?

-¿No te gusta como te cojo?- me pregunta.

Me sorprendo; así que viene por ahí la cosa. Una cuestión de ego. Demostrarle al propio hijo que coge como el mejor, aún cogiéndoselo.

-Nunca dije eso. Sabés que me encanta. Pero esto es algo distinto.
-¿Y si te encanta por qué no querés que lo siga haciendo?
-No es que no quiero que sigas, es que quiero hacerlo yo también.
-Pero...
-¿Pero qué?
-No sé... no...
-¿No qué? ¿No por qué?
-Preferiría que no...
-¿Alguna experiencia desagradable?- decido ir al grano. Demasiado, tal vez.
-No, cómo se te ocurre- responde indignado- Yo era hetero, bien hetero. Nunca...
-¿Y ahora qué sos?
-Ehh, eh...- ¿se asumirá como lo que es: un hombre que se coge a otro?- ¿Hay que poner palabras?
-Sí, hay que ponerlas...
-Y, supongo que... bueno, nosotros somos dos hombres, y estamos juntos...
-¿Entonces?
-Y sí, estamos teniendo relaciones homosexuales, pero...
-¿Pero?
-No sé si soy homosexual- hay una falsa firmeza en esta afirmación, que percibo claramente.
-Todo esto es para no dejarte coger, ¿no? Me decepciona lo primitivo que sos. Me decepciona, realmente. A la hora de que te pajeen, te la chupen y te entreguen el culo, sos el primero en salir a romper tabúes, pero después, cuando de mí se trata...
-No me hables así- intento de autoridad, pero ya es tarde. Me enojé.
-Te hablo como quiero, porque con esta misma boca te la chupé un montón de veces. Me usaste de todas las maneras posibles, te satisficiste como quisiste, y ahora venís a poner límites.
-Sigo siendo tu padre...
-Eso no te da derecho a romperme el orto. Más bien, lo contrario.
-Tampoco vos tenés derecho a rompérmelo a mí. Te cojo porque me gusta coger, y punto.
-¿Para vos soy un culo, nomás? ¿Tuviste un hijo para cogértelo cuando tuviera 18 años? ¿Ese era el plan?

Evidentemente, no puede responder que sí a esto.

-Sabés perfectamente que no. Yo te quiero, te quise y te querré siempre. Esto va aparte, no estuvo planeado... se dio, fue un momento... nos gustó...
-Da la sensación de que estaba bien planeado.
-Bueno... sí... hacía unos meses yo quería que pasara esto... pero antes no...
-Y cuando te pajeabas pensando en mí, ¿no se te ocurrió que yo podía querer lo mismo?
-No...- su naturalidad desconcertada no deja de sorprenderme. No se le había ocurrido, así de simple.
-¿Vos dirías que soy una mujer?
-No, claro... sos un hombre... por eso te cojo por el culo.
-Y me la chupás, y me la tocás...
-Claro...
-¿Y te sentís una mujer cuando me la chupás, por ejemplo?
-No. Simplemente soy un hombre goloso.
-¿Te gusta chupármela?
-Sí, bastante.
-¿Estarías de acuerdo en afirmar conmigo que el ser pasivo no feminiza a nadie?

Se corta la cadena de asentimientos. Sus argumentos caen uno a uno.

-Seguís siendo un hombre..- responde quedamente.
-¿Para vos ser activo es ser más masculino?- le pregunto.
-Un poco sí- reconoce- Yo siempre fui hetero. A mí me criaron con que hay meterla. Y que lo peor es que te rompan el culo. Si la metés, sos macho... Pero bueno, ahora es distinto, se enseña otra cosa, los chicos de tu edad vienen más liberales...
-No por "liberal" me dejaría de gustar probar qué se siente ponerla. Pa, tengo 18 años. En serio, quiero probar.

Nuevo suspiro. Los argumentos racionales se acaban. Sólo quedan tres opciones: o me permite estar con otra persona, o todo esto entra en una crisis de difícil salida. O se deja coger, claro.

-Yo nunca pensé que esto podía pasar...- dijo, nuevamente triste.
-Claro, se te olvidó pensar que yo también tengo deseos.
-Pensé que a vos te gustaba lo que veníamos haciendo...
-No es excluyente.
-Lo siento, necesito pensarlo... es muy fuerte todo esto... ¿podemos discutirlo en un tiempo?
-Tiempo en el que no habrá sexo entre nosotros, claro.
-Eso es chantaje.
-Pedirme que te pajee para mejorar nuestra relación también lo fue.
-OK. Tiempo para pensar, entonces.

Pasó un mes. Fue duro ese interregno, pasar de acariciarse, besarse, chuparse, pajearse, cogerse, a nada. El tiempo, que antes era corto, se hacía largo en cada visita mía. ¿Y antes de cenar que haríamos ahora, cuando antes capaz yo lo masturbaba? Ver un partido de fútbol, sin ningún interés. Bañarse solo, sin la esperanza de que nadie abriera la puerta. Dormir nuevamente en camas separadas. La siesta, leer una revista, y acordarse de qué aburrido era todo antes de que me pidiera el favor de que lo masturbara. Olvidarse de esa cosquilla en el culo que me producía su pija. Dejar de escuchar guarradas, ahora solamente la radio anodina donde un chico le canta su amor de opereta a una chica.

Pero yo no iba a insistir más. Era muy desgastante cada argumentación, cada batalla, cada combate. Tal vez esto cayera por su propio peso, pero yo prefería eso a seguir enfermándome. Yo también tenía miedo cuando el me cogió por primera vez, y lo superé, y me lo banqué, y me aguanté el dolor. ¿Por qué no él? ¿Sólo porque era "de otra época"? Qué estupidez.

Un día, en el almuerzo:

-Hijo, me parece que ya es hora de ir cerrando este tema.
-Soy todo oídos.
-La verdad, tengo mucho miedo. Son 47 años que se van al tacho.
-Es curioso que no se te hayan ido al tacho cuando se te ocurrió que tu propio hijo podía pajearte. No es la clase de pensamiento que cualquier padre tiene.
-¿Vos te pensás que yo no dudé, que no me lo planteé, que no lo pensé? Solo cuando supe que no daba más te lo pedí. Y arriesgué mucho con eso. Podría haber salido muy mal.
-Tuviste suerte, y me agarraste caliente. Podrías haber ido a la cárcel de por vida.
-Pero no fui, y ahora estamos acá.
-Después de haber cometido incesto, y haber hecho mil guarradas, te da miedo dejarte coger. Así es la situación.
-¿Está mal tener miedo?
-Yo lo superé por vos. Y me dejé, y me dolió, y todo, pero aún así lo hice por vos.
-Lo valoro muchísimo.
-No tanto como para hacer lo mismo por mí, se ve.
-Ehm... yo,... lo voy a hacer.

Se me paró el corazón. ¿Será cierto?

-¿En serio?- pregunto, incrédulo.
-Parece como que no quisieras.
-Claro que quiero- no podía dejar pasar esta oportunidad.- ¿A qué se debe el cambio de actitud?
-A que extraño mucho lo que se generaba entre nosotros. Ver fútbol, sabiendo que podrías estar mamándomela, no es divertido. Y a que tenés razón. Y aunque no me guste, creo que podemos hacerlo de vez en cuando si es para estar mejor nosotros dos.
-Ni siquiera sabés si te gusta o no.
-Lo más probable es que no.
-¿Cuándo lo probamos?
-Ahora, si te parece. Levantá los platos que voy para la pieza.

Así hice. Y me agarró miedo. El miedo lógico. ¿Iba a poder? ¿Y si no se me paraba? ¿Y si no entraba? ¿Y si se arrepentía? ¿Y si se lastimaba? ¿Me contendría como cuando el me cogió a mí? Me sentía extrañamente solo en todo esto.

Fui al baño, me lavé la cara, me saqué la remera. Entré a su pieza en calzoncillos. Él ya estaba desnudo, como siempre, boca arriba, masturbándose. Se notaban sus nervios.

-Bueno, empecemos como siempre...- dije, con una inusitada decisión.

Comenzamos a besarnos y abrazarnos. Empecé a acariciarlo muy suavemente, en la espalda y la cara. Quería darle seguridad. La que yo mismo no tenía. Se la toqué, se la agarré, empecé a sacudírsela, comencé a masturbarlo. Sentí sus gemidos de placer. Me la metí en la boca, y comencé a chupársela. Quería que disfrutara lo máximo posible antes de que lo penetrara.

-Ay, sí, hijo, sí, más, chupala, dale, ah, ah ahhh..
-Hmmm, ¿te gusta, papá?
-Hmm, sí, sí, no pares, sí, más, más adentro en la boca, dale, cometela toda, ah ah ahahhha.
-Hmm, hmm.

Comenzó a masturbarme, suavemente. Me estaba ayudando.

-Date vuelta- le pedí.

Hubo una breve hesitación, que yo ayudé a disipar empujando su cuerpo desnudo con las manos. Quedó boca abajo. Pasé la lengua por su espalda, masajeando también su cuello. Le resoplé al oído.
Toqué sus nalgas, las amasé en mis manos, las rodeé, las sobé, las manoseé. Bajé la cara y le di un sonoro beso en la nalga. Lamí sus nalgas con la lengua. Me metí un dedo en la boca, lo chupé bien, y lo llevé a la línea del culo. Separé un poco sus nalgas, e intenté meterlo en el culo.

-Despacio, por favor- me pidió, aterrado.
-Te voy a cuidar, papá- dije. ¿Ese era yo hablando, con tanta seguridad? ¿Yo tomaba las riendas de todo esto?
-Ponete lubricante, por favor.- Me pareció justo el pedido.

Abrí la botella de lubricante, unté una buena cantidad en el dedo, y volví a intentar penetrarlo. Como había mucha resistencia, opté por hacer masajes circulares, mientras retornaba a los besos, los suspiros, y las caricias.

-Abrite, pa, te va a gustar...- mi voz era un suave murmullo tranquilizador.

Hice un poco de fuerza, y conseguí meter el dedo. Su culo estaba muy apretado, y al principio me dolió en el dedo. Antes que sacarlo, preferí meterlo más, hasta el fondo.

-Ay, despacio- se quejó.

Comencé nuevamente con los masajes circulares, como me había hecho él a mí al cogerme por primera vez.

-¿Te gusta?- le pregunté-
-Duele un poco. Sigo con miedo, pero aguanto. Te amo hijo.
-Yo también te amo papá. Quiero hacerte el amor.

Mágicas palabras. Su culo empezó a aflojarse. La tensión en el dedo se liberó, y pude empezar a meter el segundo dedo. Había que hablar de amor, nomás. Eso también era muy fuerte, pero ahora me urgía otra cosa...

Le metí el segundo dedo por el culo. Empecé a simular un movimiento de mete-saca con ellos. Comencé a gemir. Hoy era mi día.

-Quiero ponértela. Perdón, estoy muy caliente, papá, quiero cogerte.
-Ahí está el preservativo y el lubricante.
-Ehm...pa... ¿me ayudás con el preservativo? Nunca me puse uno...- temí que todo se cortara.

Rio con ganas.

-Vaya una manera de enseñarte. Vení, traé la pija para acá.

Lo hice. Desenfundó el preservativo, me lo puso en la pija con lentitud, como mostrándome. No había registrado mucho, pero ya estaba. La segunda vez sería mejor, sin duda. Me puse lubricante sobre el preservativo. Abundante cantidad. Lo miré, y le hice gesto de darse vuelta. Obedeció.

-Ay, me voy a dejar romper el orto- dijo, plañideramente.
-Te vas a dejar, te va a gustar, y vas a pedir más.
-Cuidá las formas, pendejo, respetame que soy tu padre.
-Un litro de leche te debo haber tragado, "padre".
-¿Y? ¿No la ponés?
-¿Me estás provocando? ¿Querés que te viole?
-Te estoy dando ánimo, pedazo de puto. Necesitás culearte a tu viejo para sentirte hombre.
-Andá, viejo puto. Te hacés el vivo con tu hijo, ¿Por qué no te agarrás un tipo grande si te animás? Con un pendejo cualquiera puede.
-Rompeme el orto si podés.

Me encantaba este diálogo, pese a su aparente agresividad. Descomprimía la situación. Llevé mis caderas hasta su cola, endurecí la pija, la apoyé contra la línea. Respiré hondo. La tomé con las manos, y empecé a empujar.

-Respira hondo, viejito, respirá hondo- le sugerí.

Comenzó a inhalar y exhalar profundamente. Seguí empujando. La cabeza chocaba contra el esfínter. Decidí seguir empujando hasta que entrara.
Dos minutos después, sentí que se abría la pared. La cabeza de mi pija entró en su culo estrecho. Hermosa sensación...

-Ay, me duele, me duele- se quejó mi padre.
-Aguantá, aguantá. Esto recién empieza. Después se pone mejor.
-Uf...

Ya con más confianza, seguí empujando. El tronco comenzó a desaparecer en su culo. Yo me sentí más cerca suyo, le besé la nuca. Supe que le tenía que tocar la pija para complacerlo. Lo hice.

-Ah, ah ah- suspiró.
-¿Te gusta?
-Duele bastante, me cuesta aguantar. Pero a ver, ya que estamos...

Comencé a moverme, tal como lo hacía él conmigo. Adelante y atrás. La sensación era única, increíble, alucinante. Qué rico era cogerse a alguien.

-Uh, oh, ah, más más- dije.
-Ah, ah, sí, sí, hijo, sí, no es tan terrible. Duele, duele, pero se soporta. Sí, sé feliz, más. Más, dale, cogeme, hacete hombre, dale que eso querías.
-Ah ah ah, sí, te gusta, te gusta, dale, no mientas. Más, ay si, más, papá, papá, más, uh, como te cojo, sí, ah ah... esto es maravillosos, sí.
-¿Viste lo que se siente?
-¿Qué sentís vos?
-Cosquillas, me meo encima, me cago encima, me siento un flor de puto, sí, putísimo, pero me gusta... cogeme, hijo, cogeme.
-Ponete en cuatro que te cabalgo, como cuando chico, sí.

Eso fue la gloria. Mi viejo se puso a gatas, y yo empecé a ensartarlo por atrás, al ritmo con el que jugábamos cuando yo era chico, y él hacía de caballo. Caballo, ja... quince años después, esto pasaba...

-Oh, oh, uh, sí, más, más, dale, más, no pares, ah, seguí, mové el culo. Ah, ahah cogeme, te cojo, más, sí, sí, por atrás, sí, dale, ah ah aha hah, uf...- los gemidos se entremezclaban. Lujuria total.

Volvimos de a poco a la posición original. El clásico misionero. Yo seguí ensartándolo, ahora sí, fuerte. Estaba por acabar.

-Ah, pa, voy a acabar, ah ah ah.
-Sí, hijo, sí, dale terminá de una vez, sí, sí, ah ah aha.
-Ah ah ah aha aha ahhhhhhhhhh.

Exploté de pronto en sus fauces, loco de placer, retorciéndome como una anguila. Esto había sido lo máximo, bien valía la pena. Dejé reposar dos minutos, y comencé a retirarme. Salió el preservativo lleno de mi leche.
Me tiré en la cama boca arriba a tomar aire. Miré a mi padre, seguía boca abajo, respirando pesadamente.

-¿Estás bien?- le pregunté-
-Sí.... fue muy fuerte, esto.
-¿Querés que te ayude a terminar?
-No, no hace falta... dame dos minutos para que me recupere...

Nos quedamos así. Mi padre de pronto comienza a masturbarse, mirándome.

-Te ayudo- le dije.
-No hace falta. Hoy descubrí que no soy más hombre por tenerte pajeándome. Puedo solo.

Me pareció raro el argumento, pero si él quería... Siguió pajeándose hasta que, a punto de terminar, dirigió su pija hasta mi pecho. Los chorros de semen me golpearon en las tetillas. Yo, feliz.

Volvimos a tumbarnos, agarrados de las manos.

-Ahora sí está todo superado, ¿no?- dije.
-Sí. Creo que podemos empezar a hablar de otras cosas.
-¿Cosas como qué?
-Cosas como...amor.
-¿Me estás prometiendo matrimonio?- le pregunté riéndome.
-Jajaja, no... pero bueno, acá pasa algo, ¿no?
-Nos queremos mucho. Y cogemos, lo que no es menor.
-¿Qué vamos a hacer con esto a lo largo del tiempo?
-Seguir... hasta que por alguna razón, ya no.
-Qué solución tan simple. Me gusta igual. ¿Relación abierta, entonces?- me propuso.
-Relación abierta... aunque sin terceros a la vista.

Ambos nos reímos, y nos tomamos de la mano. Fuera, en la incipiente primavera, se oía a los pájaros cantándole al sol de la tarde.















lunes, 27 de febrero de 2012

Negociaciones

Tras esa mítica tarde de enero en la que masturbé a mi padre por primera vez, las cosas no volvieron a ser iguales. Lo que en principio me había sido pedido como un favor, devino una costumbre, ¡y con qué asiduidad! Ese mismo día, lo masturbaría otra vez. Pero desde el día siguiente, serían tres, cuatro, y hasta cinco las veces diarias que mi mano se posaría sobre su pija, mis muñecas se moverían, y él terminaría explotando en chorros de semen que se hacían más tenues y finos a medida que se acumulaban las pajas. No pude dejar de admirar la vitalidad de ese hombre de 47 años, que siempre parecía querer (y poder) más. La cosa siempre empezaba con él agarrándome desprevenido, hablándome al oído y diciéndome "¿No querés hacerme feliz?". A lo cual, yo oponía una resistencia que era de principio nomás, comenzábamos a besarnos desaforadamente, nos sacábamos la ropa (si es que la llevábamos puesta), y comenzaba a pajearlo frenéticamente, hasta que acababa, ahíto de placer  y lujuria. ¿Y yo?
Esa pregunta comenzaría a hacerse cada vez más insistente a medida que se sucedían las sesiones de pajas. En principio, después de cada paja, nos íbamos a hacer otras cosas. Hay que tener en cuenta también que no todos los días nos veíamos; yo seguía viviendo con mi madre. Si bien logré convencerla de pasar más días y más tiempo con mi padre. Al principio ella se opuso; le molestaba bastante esta mejoría de la relación con mi padre, ella quería seguir siendo mi preferida... no obstante, lo aceptó. Jamás imaginó qué había detrás de toda esta súbita mejoría. Si bien es mujer muy inteligente, es bastante ingenua para algunas cosas. Y además, ¿quién podría imaginarse esto?
Pero hablábamos de las pajas. Luego de cada lechazo de mi padre, yo iría al baño, o me quedaría en mi habitación, y me masturbaría solo. No me desagraba, pero empecé a querer algo más. Si lo uno era posible, ¿por qué no lo otro?.
Un día se lo planteé de frente:
-Podrías devolver el favor, ¿no?
-¿Eh?- contestó sorprendido. Hacía dos minutos había acabado.
-Ya sabés. Hacerme la paja.
-¿Te parece?
-Mirá qué caradura. Claro que me parece.
-Uy, no sé... es... qué sé yo.
-Es lógico. Y justo. Corresponde.
-Me da cosa...
-Podrían darte ganas, para variar.
-No me gusta.
-¿Perdón? ¿Probaste alguna vez? - sabía de sobra que no. Era un argumento ganado.
-No, pero...
-¿Y entonces cómo sabés?- me sentí una madre convenciendo a su hijo de que coma verdura. Bueno, a decir verdad, no era tan distinta la situación...
-¿Porque como lo voy a hacer?
-Fácil. Ponés tu mano en mi pija...
-No me refiero a eso...
-¿A qué te referís?
-Soy tu padre-. Lo dijo con tal seriedad que casi me la creo. No obstante, tras dos segundos, no pude evitar estallar en una carcajada. Sí, era mi padre, ¿y? Los litros de semen derramados en estas semanas se mofaban de tal obviedad. El argumento era tan malo que supe en ese momento que tenía ganada la batalla.
Mi padre también advirtió eso, y decidió cambiar de estrategia.
-Está bien, te la hago. Pero vos me la chupás. Hace ratito que vengo con eso dando vueltas.
-OK. Vos me pajeás primero, y después, te la chupo.  Vos a mí también, claro.
-Eso lo vemos.
-No vemos un carajo. Es así.
-No te pongas en difícil, porque no te pajeo un carajo y te quedás con las ganas.
-¿Y si yo dejo de pajearte qué pasa?
La amenaza de un "paro" mío lo asustó. Vi el miedo en sus ojos. No podía darse ese lujo de prescindir de mí.
-Está bien, está bien. Abrí la boquita, hijo, que te la meto- Súbitamente, se agarró del borde de la cama, y avanzó la cadera hasta mi cara. Mi boca permaneció cerrada.
-Qué feo denigrar la inteligencia de tu hijo. Primero, manos a las obra- le dije riéndome.
Mi padre suspiró. Nunca había tenido autoridad sobre mí. Menos mal, en cierto sentido. A mí me gustaba que todo esto fuera consentido (y con sentido).
-OK, guachito. Dale, acostate que te la hago.
Me acosté. Él se sentó. Suspirando, me la agarró con miedo, como si fuera una serpiente. La acarició un poco, tocó la cabeza (eso me dio cosquillas) y empezó a mover la mano con regularidad, ni rápido ni lento.
-Oh oh ohhhh, oh, ah, ah ahhh, ahh. Dale, dale, seguí así, más, más, dale, viejo puto. Seguí, dale, papá, demostrame que me querés. Dale, demostrámelo.Más, más, más, ¿no amás a tu hijo? Dale, probámelo haciéndome la paja, ay sí, sí síiiiiiiiiiiiii. Ah ah ahhhhh
Habrá tardado unos diez minutos, al cabo de los cuales exploté como un animal. ¡Ah! qué rica sensación. Con razón tanta adicción de su parte. Cuand recuperé mis facultades mentales, alteradas por el orgasmo, vi a mi padre. Sonreía apenas, mirándome.
-¿Te gustó?- le pregunté bastante provocativamente.
-No está mal. Claro que comparado con la chupada que me vas a hacer...
-¿Tanto te cuesta reconocer tu homosexualidad?
-Soy un hombre de la vieja escuela- dijo, haciéndose el formal. Puse los ojos en blanco.
Fuimos a bañarnos. Tras una larga sesión de besos, bajo la ducha, y de secarnos compartiendo la toalla, volvimos a su cuarto. Cerró la puerta. Precaución inútil, nunca nadie entraba a esa casa. Pero bueno, la culpa no es algo tan fácil de manejar...
-¿Cómo hacemos?- pregunté inquieto. Esto era nuevo.
-Es simple. Te voy a dar la merienda -profirió una risotada- Hablado en serio, es fácil. Sentate en la cama, así estás más cómodo.
Lo hice. Él se quedó parado, vino hasta el borde de la cama. Puso su pija erecta a escasos centímetros de mi cara. Me sonrió cómplice.
-Esto es como el dentista, tenés que abrir la boca. No hay otra forma- Tenía razón. Yo estaba muy nervioso.
Abrí la boca. Él se acercó. Puso la cabeza de su pija entre mis labios.
-Dale un besito. Y chupame la cabeza con la lengua, moviéndola. Eso, asíiiiii- miró al techo extasiado con mis primeros movimientos.
Estuvimos así unos momentos, hasta que decidió metérmela toda. Entró casi toda, ya que no era muy larga. Yo estaba sorprendido, era la primera vez que lo tenía tan cerca. Su panza chocaba contra mi nariz, y los pelos se enredaban con mi incipiente barba. Instintivamente, puse mis manos en sus nalgas. Nalgas no muy bien formadas, pero con algo de carne, igual. Me hacían acordar a panecillos redondos. Él puso una mano en mi cabeza, acariciándome el pelo, y comenzó a mover la cadera.
-Ah, ah, ah, más, ah, sí, ¿te acordás cuando papi te daba la lechita antes? Bueno, ahora es producción casera. Sí, sí, qué bien la chupás, ah, más, mas, hmm, hmm, um , ah, um...
Él gemía como un poseso. Más que de costumbre. Pero no había cuidado: la ventana y la persiana, como siempre, estaban rigurosamente cerradas. Máxima seguridad. Yo lo envidié un poco. No podía gemir, simplemente tenía la boca llena. Eso me excitaba más todavía.
Durante unos 20 minutos, siguió cogiéndome por arriba. A mí me encantaba, no pedía más. Estaba en la gloria. Él también. Éramos unos cerdos, sin duda.
-Ah, ah, ah, ahhh, más, más, hm, hm, hmmmmm
Abrí los ojos, y vi que él me miraba. Estaba por terminar. Eso no había sido planteado. ¿Adentro o afuera? ¿Tragar o escupir? La misma duda se apoderó de los dos. Lo sujeté más fuerte de las nalgas, dispuesto a lo que viniera. No era lo que me hubiera gustado, pero ya estábamos. Él lo advirtió, y se hizo para atrás, sacándola. Por un momento, me sorpendió poder respirar por la boca, me sentí extrañamente hueco. Él comenzó a pajearse y. a los cinco minutos terminó en mi pecho.
-Ah, ah, ahah, ah ohhh, ahhhhhhhh- dijimos los dos, exhaustos y llenos de adrenalina. Qué fuerte que había sido la situación.
-La próxima va adentro- me advirtió él.
-Veremos, veremos- le dije yo, risueño. Me encantaba este juego de negociación permanente con él. Acaso más todavía que la práctica sexual en sí.

Los meses pasaron. Del furor de las pajas, pasamos al furor de las mamadas. Ambos seguíamos con nuestras vidas normales. Solo que, claramente, más felices. Yo había dejado de preocuparme buscando a mi príncipe azul en oscuros chats. También elegía mejor a mis amigos. Ya tenía algo seguro en mi propia casa, no necesitaba arriesgarme por cualquiera. A él también le había mejorado el carácter. Le venía bien mi ayuda.
En esos meses, gané sorprendentemente rápido la batalla por que él me la chupara. La primera vez que se lo pedí, alegó estar cansado. La segunda, cuando empezó con lo mismo, comencé a acariciarle provocadoramente la cabeza. En cinco minutos, ya se la estaba comiendo. Y nada mal. Con mucha más dedicación que las pajas, que eventualmente conseguía arrancarle. Me hizo acabar como un animal. La tercera mamada que me hizo, incluso, aceptó tragarse mi leche. Se ve que lo suyo pasaba más por lo oral. Claro que yo también ya me tragaba su semen. A veces, incluso, reemplazaba el desayuno o la merienda por ello.
-Menudo ahorro en yogurt me estás permitiendo- decía. No dejaba de ser cierto. Con una cucharada de azúcar, compensaba lo amargo del sabor, y listo.

El Día del Padre se acercaba. Un día, mientras lo pajeaba, me tomó en sus brazos, me acostó boca abajo en la cama, y se echó encima mío. Comenzó a jadearme en el oído, mientras se restregaba contra mi culo.
-Quiero metértela- declaró, con la mayor naturalidad de que fue capaz. Esto implicaba otra batalla, y él lo sabía.
-No, no. Imposible. No quiero.
-Pero vos sabías que esto iba a pasar. No soy de madera, aunque tenga un palo.
-Pero me va a doler...- dije. Sabía desde el principio que tenía las de perder.
-Un poco sí. Pero bueno, hay qué hacerlo.
-Mirá que acá todo es con mi consentimiento
-Sí, claro. Con el mío también, ¿eh? Nunca te obligué a nada- dijo dolido, y separándose de mí. Era claro que esa paja no terminaría.
-No quise decir eso. ¿Pero tiene que ser ahora? No me siento preparado.
-Yo sí. No te preocupes. ¿Alguna vez te descuidé? Te amo, sos mi hijo. Te voy a cuidar. Hay formas de reducir el dolor, de prepararte.
-¿Y vos cómo sabés que no duele?
-A las mujeres no les duele tanto- dijo con naturalidad. La referencia heterosexual me descolocó.
-¿Y por qué no al revés, eh? Digo, si no es tan terrible...- esto era un manotazo de ahogado.
Me miró serio. Me pareció que comenzaba a enojarse.
-¿Siempre vas a salir con lo mismo? Estoy un poco cansado de tener que proponer e innovar siempre yo. Nunca una iniciativa tuya.
-Tenemos iguales derechos, te recuerdo. Así es la homosexualidad. Y además, yo tengo iniciativas, pero me las frenas siempre. Dos meses para que me hagas una paja. Yo tardé dos días.
-Tenemos iguales derechos, pero distintas experiencias. A veces sos muy arrogante. Hace 30 años que tengo sexo, y tengo experiencia y sé lo que digo. Me gusta ponerla, y no quiero dejar de hacerlo.
-Siempre tenés otras personas...
-Vos también, ¿eh? Nadie te obliga, te aclaro.
Nos quedamos mirando. Ninguno creía seriamente en las otras personas. Esto había que resolverlo entre nosotros.
Mi padre volvió a tomar la iniciativa.
-Parece que lo que más miedo te da es lastimarte y que te duela. Es lógico. Pero yo, como médico que soy, te puedo decir que es muy rara la posibilidad de que algo pase. Y puedo investigar formas para que te duela menos y sea más seguro.
-Nuevamente, la ciencia y la medicina en tu favor. Claro, como yo estoy en la secundaria, qué sé yo.
-¿Si te traigo un estudio científico que lo demuestre, lo hacés?
-Trato hecho. Investigá y traeme algo sólido. No algo que hayas escrito vos. Algo independiente. Ahí vemos.
-Bárbaro. Es hora de irte a casa de tu madre- me recordó. Tenía razón, ya era de noche.

Pasaron dos o tres semanas. En ese tiempo, nuestra sexualidad disminuyó mucho. A lo sumo, lo habré pajeado una sola vez. Nos seguíamos viendo, pero ya no se daba la química sexual de antes. Tampoco hablábamos mucho del tema. La relación era cordial, incluso empezamos a salir más que antes, pero no era lo mismo. Ambos sabíamos que no era grave. Era un impasse. Algo tenía que resolverse antes. La pelota estaba de su lado.

Dos días antes del Día del Padre, yo aún no le había comprado regalo. ¿Correspondía? Estaba desorientado. ¿No era suficiente regalo mi cuerpo? ¿Era un padre, así, con todas las letras? ¿O algo más? Le mentí a mi madre diciendo que le había comprado un sweater. Rechacé su oferta de pagármelo. No me sentía bien robándole a mi propia madre. Decidí esperar, siempre le podía comprar algo después, al fin y al cabo, es una convención comercial eso del Día del Padre.
Ese día, fui a su casa. Me recibió bastante más animado que antes. Presentí algo....
-Mirá lo que tengo- me dijo, señalando una parva de papeles en la mesa. Vi de reojo que se trataba de una publicación en una revista. Lo miré.
-Léelo tranquilo- me dijo. Lo miré con ternura mal disimulada. Era cierto. Y además, se notaba las ganas que tenía de hacerlo. Me sentí un poco culpable.
Leí la publicación. Era aburrídisima. Hablaba en general de trastornos anales, tales como cáncer, fisuras, traumatismos, hemorroides. Tenía un apartado donde hablaba de las relaciones sexuales. Al parecer, no era tan terrible. De hecho, ni siquiera era perjudicial. Había también un folleto de una organización de salud, desmitificando los peligros del sexo anal. Y había una guía de Internet, evidentemente para novatos, donde de forma muy divertida explicaba cómo cuidarse. Las hojas de papel me animaban a intentarlo. Lo miré. Me besó, me abrazó, y me dijo:
-Lo hacemos por atrás, ¿no?- Asentí.

Llegó el Día del Padre. Decidí invertir en invitarlo a cenar. A un lindo lugar, acorde a la ocasión. Era mi forma de lavar culpas por haberlo hecho esperar, también. Volvimos a la casa, ya en el ascensor besándonos. Lentamente, nos fuimos sacando la ropa hasta su habitación. Prendió una vela. Me pareció un poco cursi, pero estaba bien, era su día. Comencé a masturbarlo muy lentamente. Él, deseoso de complacerme, comenzó a mamármela. A los diez minutos, me hizo dar vuelta y quedé boca abajo en la cama. Oí ruidode un frasco, y para mi sorpresa, empezó a esparcirme crema chantilly en la línea del culo. Comenzó a chupar ávidamente. Lo miré sorprendido.
-No sabía si me iba a gustar, por eso...- dijo, excusándose. Morí de la ternura.
Siguió chupando bastante desenfrenadamente, metiéndome la lengua cada vez más adentro. Sentí un extraño espasmo, incalificable de placer o dolor. Era algo nuevo. En cierto momento, aparta la cara, y abre otro frasco, más pequeño. Yo seguía de espaldas. De pronto, un dedo intenta penetrar en mi culo. Por instinto, me cerré. Él paró un segundo, y luego insistió.
-Ay, me duele pa, me duele- dije.
-Shhh, tranquilo. Tranquilo. Es normal. Vamos de a poco.
De pronto, el dedo penetró mi esfínter.
-¡Ay,me hago pis, me hago pis! ¡Perá que me meo!- dije asustado.
-Tranquilo, jajaja. Es normal. Siempre pasa. Al principio, las primeras veces. Después te acostumbras.
-¡Pero es en serio!
-No es en serio. Y de última, si te meás, cambiamos las sábanas y listo. No pasa nada, no me enojo. Sé que esto puede pasar y estoy acá con vos. Para que lo disfrutemos juntos.
Las palabras de mi padre, junto a sus besos en el cuello, el oído y la espalda, me fueron relajando. Pronto la sensación se fue calmando. Mi padre comenzó a masajearme la próstata, y eso me generó placer, aunque seguía doliendo. Empezó a meter un segundo dedo.
-Ay, es mucho- protesté. Me sentía mal protestando tanto, pero prefería eso antes que lastimarme.
-Mi pija mide dos dedos y medio, tiene que acostumbrarse el culo. De a poco- repitió inflexiblemente.Pronto el dolor disminuyó a un nivel aceptable.
Mi padre sacó los dos dedos. Me di vuelta. Lo vi desenfundando un preservativo. Como hijo de médicos, sabía que el forro era sagrado a la hora de tener sexo. Me parecía bien que mi padre respetara eso dentro de la familia. Y dentro mío también. Se untó más lubricante sobre el preservativo ya puesto. Me hizo una seña para que volviera a quedar boca abajo. Lo hice. El corazón me latía a mil.
-Acá vamos- dijo él. Me sorprendía su calma.
La cabeza de su pija empezó a empujar contra las paredes de mi agujero. La endureció un poco con la mano, y empezó a arremeter. Pronto comenzó a entrar. Sentí un dolor que, si bien no era terrible, no podía ignorar. Contraje los labios, y se me llenaron de lágrimas los ojo. Lo miré desesperado. Él entendió mi mirada.
-Gritá tranquilo, si querés- dijo, poniéndome una mano como mordaza en la boca. Aproveché ese alivio, y me descargué gritando contra la mano, que tapaba el ruido e impedía que nadie escuchase.
Mi padre finalmente fue penetrando en mí, hasta meterla toda.
-¡Ay, me cago!- dije otra vez instintivamente. Ya no dolía (tanto), pero otra vez esa sensación...
-Tranquilo. No te vas a cagar porque mi pija impide que salga nada. Y si te cagás, cambiamos las sábanas.
Me tranquilicé. Mi padre comenzó a moverse, acostado sobre mí. Miré hacia el espejo. Mi cara era una mezcla extraña de sentimientos. Él, en cambio, sonreía incontrolablemente. Le gustaba.
-Ah, ah, ah, sí, hijo, sí, dale, más, hmm, ah, qué rico, sí, por favor, más.
-Papá, ay, papa´, sí, más... más lento... más rápido... pará... seguí, ahhhhhh, ahhhh, uhhh, ehhh, ohh, mggmg,, ah, shsh, ah ahah
-Ponete en cuatro- me pidió. Lo hice. Comenzó a cogerme arrodillado mientras yo me dejaba en cuatro. Miré al espejo. Ahora sonreíamos los dos.
-Ah ah ah, oh, oh, sí, más, unm, qué rico, qué bueno, seguí, eso sñi, dale, por Dios, sí, sí síii ahhh- los gemidos se entremezclaban. Me puso de lado, siempre mirando al espejo. Se puso de lado atrás mío, y siguió bombeándome bastante rápido. Yo lo miraba alternativamente a él, a su pelvis chocando contra la mía, y al espejo. Me besaba el cuello, me lamía la cara, y me guiñaba al ojo al espejo. Nunca olvidaré su hermosa sonrisa de felicidad completa.
A la media hora, volvió a ponerme boca abajo.
-Es mi posición favorita. Muy vieja escuela- dijo encajándome un sonoro beso en la boca.
-Ah, ah, ah, oh, oh oh, sí, sí síu síi, egh eh eh, síii, sí sí síiiiiiiiiiiii, ah ah aha hhhhhhhhhhhhh. Más, más mássssssss, ah ahahahahh.
Lo noté rígido, y de pronto se desplomó encima mío. Sentí su corazón latiendo desbocadamente. Respiraba muy pesadamente. Miré al espejo. Tenía una cara de éxtasis pleno. Había acabado dentro mío.
Nos quedamos dos minutos así, recuperando el aliento. Me da un beso en la nuca, me separa la cadera de la cama, y toma mi pija en su mano. Me sentí morir, esto ya era demasiado. Comenzó a masturbarme muy velozmente. Pese a que prácticamente no tenía estimulación previa, de pronto sentí un potentísimo orgasmo venir.
-Ah ah ah, seguí seguí, dale, papá, ay ay ay... ahhh oh ahh ihhh- En tres minutos exploté desbocadamente en su mano. Él todavía la tenía dentro mío. La sumatoria de ambas fuerzas era demasiado irresisitble. Comencé a retorcerme lo poco que me permitía su cuerpo encima del mío. Fue el orgasmo más largo e intenso de mi vida hasta entonces.
-Ahhh- dijimos, tomando nuevamente aire. Él comenzó a retirarse. Mi culo sintió un extraño vacío repentino. Miré a su preservativo. Estaba limpio.
-¿Viste que no te cagabas?- dijo riéndose.
-Vi.
-¿Querés ir al baño?
-No. Solo quiero quedarme acá. Con vos. Besándote, papá. gracias por tanto.
-Gracias a vos hijo. El mejor regalo del Día del Padre. De lejos.
Nos quedamos abrazados en la cama.
-No me vengas con que querés reciprocidad, porque acá no va a haber- me dijo, de pronto. Lo miré. Cierto brillo burlón en sus ojos demostraba que era broma.
-Como vos digas. Esta fue nuestra única vez, entonces. Espero la hayas disfrutado- dije, siguiéndole el juego.
-¿No va a haber más?
-Entregá el culito, viejo. Tus demostraciones científicas demuestran que no pasa nada.
-¿Para eso las querías, no? Mirá que sos pillo.
-Tengo un padre que hace meses viene quemándome la cabeza con tener sexo. Tengo que sobrevivir.
-Me parece bien. Defendete en la vida. Aunque no con mi culo. No se toca.
-¿No?
-Me encanta ponerla. Lo disfruto mucho. Deberías tenerlo en cuenta.
-Estás con un tipo. No con una mina. Deberías tenerlo en cuenta. Si ponerla está tan bueno, quiero yo también.
-OK. 4 a 1. Yo te la pongo 4 veces, vos una. Trato justo, ¿no?
-Veremos. Si no, hay huelga, eh- amenacé.
Me miró sonriendo y me dio un largo beso.
-Me encantan estos juegos de negociaciones con vos. ¿Sabés por qué? Porque ganamos los dos.
-Como debe ser- le dije yo, mirándolo, y acariciándole la pija. La vela se apagó. Nos besamos, y nos dormimos abrazados.

viernes, 23 de diciembre de 2011

"Pajea a tu padre"

Enero en la ciudad. Calor interminable. La tarde de ese día, que creo que era domingo, se hacía larga y monótona. Yo estaba en el departamento de mi padre (está divorciado de mi madre), aburriéndome como una ostra en el living, viendo la escasa vida veraniega pasar por la ventana. Él dormía profundamente la siesta en su cuarto, como todos los domingos. Todo era rutinario.
De pronto, lo oigo toser, bastante abundantemente. Harto de no hacer nada, voy corriendo a su habitación para ver si estaba bien. Me sonríe, deja de toser un poco, y me invita a pasar. Lo hago. La habitación estaba en penumbras, con las persianas bajas; solo un poco de sol se filtraba. Él estaba acostado boca arriba, totalmente desnudo (como siempre que dormía), destapado por el calor. Me hace una seña con la mano para que me siente a su lado, cosa que hice en seguida.
-¿Cómo estás, todo bien?- me pregunta.
-Sí, acá, bastante aburrido.
-Sí, no hay nada que hacer. Es un embole esto- dice, mirando perdidamente a la ventana. Suspira profundamente, yo miro el suelo.
Se hace un momento de silencio.
-Hijo, yo, este... vos sabés que hace mucho tiempo que no estoy con nadie, no?- me pregunta.
-Aha- le respondí aburrido. No me interesaba escuchar los lamentos de su vida amorosa.
- Y vos sabés que, bueno, un hombre, como vos, y yo, necesita algo de acción. Si no, se te pasa la vida, y no hiciste nada-
-Claro- respondo yo, aburrido. Ya imaginaba que esto era un prólogo para decirme que había conocido a una nueva mujer (otra más...), y que quería presentarmela; seguramente, otra loca desquiciada que no le llegaría a los talones a mi madre. La perspectiva no parecía interesante.
-Claro, yo, si fuera como vos... digo, si me gustara lo mismo que vos... por ahí, no estaría tan solo, no sé.... ¿vos qué pensás?-
Alcé una ceja con fastidio: mi padre sabía ya hace rato de mi homosexualidad. La idea no le agradaba mucho, pero había tenido que aceptarla. Lo que me molestaba en este momento era que correlacionara inmediatamente homosexualidad con promiscuidad, como si yo no estuviera pasando también un momento de soledad.
-Pienso que no tiene nada que ver una cosa con la otra- le dije, cortante.
-No, claro... bueno, este...- parecía querer disculparse- seguro. Depende, ehm... yo...
-¿Sí, papá?- le pregunté, amagando con irme. Ya me había puesto de mal humor.
-No, yo.. yo te quería pedir... un favor. Ehm, sí, un favor..., eso.
-¿Qué favor?- la curiosidad se estaba mezclando con el malhumor.
-Ehm... yo no sé cuáles son tus gustos, ni tu experiencia con otros hombres...
-Lógico, nunca quisiste saber- le reproché acremente.
-Sí, es que tampoco da que sepa eso. -pareció enojarse y querer imponer su poca autoridad- Pero bueno, en este caso...-noté que volvía a una posición extrañamente suplicante.
-¿Qué tiene este caso?
-Y, este caso es... no sé... Hijo, yo te quería pedir... bah, proponer, o pedir... ¿no me harías una paja?

Lo siguiente que recuerdo, en el estado de shock en que quedé, fue que abrí desmesuradamente los ojos. No podía creer lo que había escuchado. A esta altura, queridos lectores, se habrán dado cuenta que la relación con mi padre no era muy buena.  Por otra parte, yo casi no tenía experiencia sexual. Desde ese punto de vista, poder probar a tener una experiencia, y mejorar así la difícil relación con mi padre, la oferta (o pedido) parecía más tentadora. Pero no: había reglas. Lo que me estaba proponiendo estaba mal. Era incesto. No correspondía. Era una aberración. Que se buscara una mina, ¿por qué yo? Además, siempre había renegado de mi homosexualidad, ¿y ahora pretendía servirse de ella? No, señor, esto no estaba nada bien.
Todas esas cosas me pasaron por la cabeza en un segundo.

-¿Y qué decís?- me preguntó. Volví a la realidad. Su pija ya estaba dura, y parada. Era relativamente corta, pero ancha. Nunca sacaré esa imagen de mi cabeza. Si hubiera sido la de otro hombre, tal vez...
-Que no. Es una locura. Estás mal de la cabeza. Conseguite una mina.
-No tengo una mina, hijo... si no, ¿por qué pensás que te lo pido?.
-No me interesa. ¡No soy tu puta!- le grité. Miró asustado a la ventana. Era improbable que los vecinos hubiesen escuchado. Decidí calmarme.
-No se trata de ser puta, sino de hacerle un favor a tu padre. Es eso nada más, un favor que te pido. Son diez minutos. Necesito sentir otra mano, otra persona, no alcanzo yo mismo. Y a vos, no te cuesta nada. Es más, es algo que te debe gustar hacer.
-¿Y vos cómo sabés si me gusta?- le respondí enojado.
-Hijo, ¿me vas a decir que te gustan los hombres, y que no te gusta tocar una pija?
Me callé: de una forma odiosa, pero tenía razón. Era poco creíble que no me gustara.
-Además, capaz podés experimentar -insistió- Pensalo, a vos te conviene. Podés tener más experiencia, y me hacés un favor a mí.
Pensé que mi padre era un excelente argumentador. Sonreí: esto se estaba saliendo de madre, mi papá me pedía contra toda lógica que lo masturbara, y yo analizaba sus argumentaciones. Algo tenía que responder, la oferta venía en firme.
-No. Lo siento, pero no. No está bien - dije.
-OK. Una lástima-dijo él, mirando al suelo con tristeza.

Las horas pasaron, y se hizo de noche. Me fui a bañar. En plena ducha, oigo abrirse la puerta. Al segundo casi, se corre la cortina y aparece mi padre detrás, totalmente desnudo y erecto.
-¿Que querés?- le pregunté de mal modo.
- Ya sabés. Que me pajees. No puede costarte tanto. Por favor- dijo, en un tono que me sonó a desesperación.
- No puede ser, ya te dije. Acabala con eso. No puede ser. Basta.
-Sabés que puede ser. A vos te gusta, y yo lo necesito.
-Conseguite una mina, que te va a gustar más que yo.
- No hay mina, cómo te lo tengo que decir. Necesito que seas vos. No es tan difícil.
-Sí, es tan difícil. Es imposible. No está bien. Es tabú.
-¿Y qué importa el tabú? ¿A quién le importa el tabú? ¿Quién se va enterar? Es entre vos y yo, una gauchada que me hacés, un favor. Es prestar una mano. ¿Te pensás que el resto no lo hace? - preguntó con desesperación.
-Ah, ¿sí? ¿Conocés alguien más que lo hace?- pregunté con sorna.
- Hijo, dale. Basta ya, no doy más. Ponete en mi lugar, por favor. Yo te quiero, no te quiero hacer mal. Es solamente una pajita, son unos minutos. Hacelo por papá.
-No, papá, no está bien...
- Hijo... - dijo, y me agarró el brazo. Comenzó a llevar mi mano hacia su pubis, donde aguardaba, impaciente, su pija. Empecé a forcejear, tratando de retirarla. El tironeo duró un minuto, hasta que me soltó.
-¡Sos un egoísta!- me dijo enfurecido, y se fue dando un portazo. Yo volví a sentir el agua que me caía por el cuerpo.

Dos horas más tarde, estábamos comiendo la cena. Había un silencio muy tenso.
- ¿Te gusta la ensalada?- me preguntó.
- Sí, ¿qué le pusiste? - le pregunté con desgano.
- Pija, eso le puse - respondió, con sarcasmo y tono de reproche.
Me quedé mirándolo de mal modo. ¿Se podía ser tan insistente?
- ¿Qué me mirás? -me preguntó- Estoy caliente, te pido un favor y no me ayudás.
- OK, como vos digas - dije con rabia, me levanté de la mesa, y me fui a mi pieza dando un portazo.

La noche fue eterna. Al calor agobiante se le sumaba cierta calentura que me generaba la situación. Mi padre era prácticamente el primer hombre que había visto desnudo y erecto. Y me estaba haciendo una propuesta. Yo me negaba por una cuestión de principios, de cultura: no estaba bien lo que estaba pasando. No era  normal. ¿Pero quién define lo normal? ¿No era normal también estar caliente, y en vez de salir a gastar plata y tiempo, resolverlo en casa? ¿No era más fácil, más cómodo, más seguro, más natural? Me quedé dormido sin llegar a tomar una decisión. La pelota estaba de mi lado.

Me desperté tarde, acalorado, mareado, confuso. Salí al living, no había nadie en la casa. Me preparé un almuerzo rápido, y volví a la habitación. Estaba descansando cuando oigo que vuelve mi padre. ¿A dónde habría ido?
Los pasos se dirigen a mi habitación; toca la puerta y abre.
-Hijo, ¿podemos hablar, por favor?
-Está bien. Decime.
-¿Venís a mi pieza?- preguntó con una sonrisa infantil. Seguía con su loca idea en mente.
Tardé en incorporarme y ir a su pieza. El corazón me latía a mil. Abro la puerta y lo encuentro igual que el día anterior, acostado boca arriba, desnudo y erecto. Me sonrió.
- ¿Sí?- le pregunté. Vaya una pregunta estúpida.
- Ya sabés lo que quiero. Es simple, vos sabés... es una tocadita, un roce de nada.
- No sé, papá, yo...
- Sí, sabés, hijo. Los dos tenemos ganas. Yo estoy que exploto. Te prometo que no le cuento a nadie. Es nuestro secreto. Dale, sé bueno, es una paja nomás...
-  Pero...
- ¿Pero qué? Dale, no cuesta nada... por favor. Mejoremos nuestra relación. Hacelo por mí, sé bueno.
Dudé, miré al piso. Me invadió la sensación de no tener muchas opciones. Sentí que se me aflojaba el cuerpo, que algo se iba para siempre.
- Está bien- dije en voz baja y sin mirarlo a la cara.
- ¡Bárbaro! - dijo riéndose como un chico. - Vení, sentate a mi lado.  ¿Querés sacarte la ropa, así estás más fresco? - Siempre hacía la misma pregunta. Qué distinto sonó esta vez.
Asentí, total... me saqué la remera, me bajé el short y el calzoncillo, y me quedé desnudo. Noté que se me estaba parando. Era lógico, después de todo. Mi padre se hizo a un lado, yo me senté en el espacio que me dejó. Me miró fijo a los ojos.
- ¿Querés que nos besemos? - me preguntó. Asentí. Se incorporó de pronto, nuestras bocas se juntaron. Nos besamos apasionadamente, él penetraba mi boca con su lengua, ardiente de deseo. Nos abrazamos como posesos, durante unos minutos, hasta que él, definitivamente, ya no pudo aguantar más.
- Dale, hijo, pajeame. No doy mas, te juro- suplicó, volviendo a acostarse. Lo miré. Él me agarró el brazo, y me llevó la mano por su pecho, haciéndose acariciar las tetillas, para bajar a su panza con algunos kilos de más. Me soltó la mano.
- Empezá, por favor - me pidió.
Yo tomé aire, estaba por dar un paso gigantesco en mi vida. Sin animarme a mirar mucho, toqué con los dedos su pija corta y ancha, la separé del pubis, y la rodée finalmente. Mi padre gimió de placer.
Empecé con cautela a subir y bajar la mano, despacio. Llevaba la piel hacia abajo, descubriendo la cabeza redonda y gruesa. Mi padre gemía como un poseso.
- Ohhhh, hijo, ayyyy, síiiiii, más, dale, pajeame.... te quiero, hijo, te quiero. Gracias. Gracias. Gracias. Sos el mejor hijo del mundo. Sí, pajeame, pajea a tu padre, ah, dale, haceme la paja, más y más. Dale que te gusta, sí, por favor, no pares. Dame placer, sí, dame. Demostrale a tu papá cuanto lo querés, sí.
Yo seguía. Yo mismo estaba con la pija erecta, pero no pensé en tocármela. Era su momento, sentía como si le estuviera haciendo un homenaje. Su placer era el mío.
- Más, Más mássss, por favor, no pares, seguí con todo. Dale, dale. Ahhh, ahhh, ahhh, así así, sí sí sí, dale, ayy, ayyyy, ayyyy... ahhh...
Noté que estaba por acabar, loco de placer y calentura. Mi trabajo ya estaba hecho.
- Ahhh, ahhh, ahhh... hmmmmmm- y su pene explotó en chorros de semen caliente, que se esparcieron por mi mano y finalmente por su pubis, entrepierna y barriga. Aprecié que era una buena cantidad, nada despreciable por ser un hombre de 47 años.
- Uf, -dijimos recostándonos lado a lado en la cama. Recuperamos el aliento, el ventilador se movía agitando aire caliente.
- Ya está -me dijo- Gracias, hijo. Fue hermoso. Muy buen gesto de tu parte. ¿Viste que no costaba nada?
- Costaba romper con todo- le dije- A mí también me gustó. Pero... terminaste bastante rápido...
- Porque no daba más. Me hubiera gustado durar más. Igual, si decís que terminé rápido, es porque te quedaste con ganas de más. Podemos repetir.
- Pero no, porque...
- ¿Porque qué? Ya está, ya lo hiciste una vez. No hay vuelta atrás. Ahora que no te dé culpa. No se puede retroceder... y además, nos gustó, y eso está bien.
Nuevamente, tenía razón. El límite ya había sido cruzado. Ahora había que seguir.
- ¿Y vos también me vas a hacer favores?- le pregunté astutamente.
Se quedó sorprendido; no esperaba reciprocidad.
- No sé, hijo, yo... yo nunca...
- Papá, vos también cruzaste el límite. Desde el momento que me besaste, que te dejaste pajear por tu hijo varón, sos tan puto e incestuoso como yo. Terminaste, significa que te gustó. Ese semen también te ata a esto. Que te guste más que te atiendan a vos, es otra cosa, pero sos tan puto como yo.
- Está bien... - se quedó pensativo-. Tenés razón. Cuando no des más, te lo voy a hacer. Pero yo no voy a poder vivir más sin que me pajees.
Nos miramos, nos besamos, y nos abrazamos bajo las sábanas. Empezaba una nueva etapa en nuestra relación.





-

sábado, 5 de marzo de 2011

Kevin y su padre

Hola, soy Jorge nuevamente. Voy a contar cómo fue mi primera fantasía al masturbarme, que, por supuesto, es enterita sobre incesto entre padre e hijo. Espero que la disfruten y comenten.

Cuando yo iba al colegio, era bastante frecuente que con mis compañeros nos invitáramos a pasar una noche en la casa del otro. Lo más común es que fuéramos en grupos: unos 5 ó 6 íbamos a la casa de uno, que invitaba y cuyos padres nos daban de comer. Pero también acostumbrábamos a ir de a uno: un amigo te invitaba a vos solo a su casa, ibas, veías una peli, boludeabas un rato, y te quedabas a dormir. Era una buena forma de socializar.
Una tarde, me invita a su casa un compañero, Kevin. A decir verdad, no tenía súper buena relación con él, ya que teníamos intereses bastante distintos y nos juntábamos con gente diferente. Sin embargo, por lo que dije antes, tampoco era tan raro que me invitara, así que acepte con mucho gusto. La propuesta era caer tipo 8 de la noche; pedir una pizza, ver un par de películas, hablar de tonteras y después irse a dormir; al otro día era sábado, así que no había que despertarse temprano. Casi automáticamente, le pregunté la dirección de la casa: me la da, y aclara "es a la casa de mi papá". Era importante la aclaración: los padres de Kevin estaban separados hacía ya un tiempo; la madre tenía otro novio con el que solía aparecer en la escuela, y el padre caía también bastante seguido con otras mujeres, aunque ninguna estable.
Poco antes de las siete, me bañé, separé un poco de plata, salí a la calle y me tomé el colectivo hasta la casa del papá de Kevin. Era un departamento de muy buen gusto, amplio, muy bien amoblado, en una zona residencial de la ciudad. Daba gusto estar allí. Cuando llegué, ambos me recibieron muy bien; hablamos un poco de bueyes perdidos, pedimos dos pizzas que comimos entre los tres, y después el papá se fue a dormir.... o al menos eso creía yo. Kevin y yo nos quedamos viendo una película, obviamente de terror. Cuando terminamos, bastante asustados, aunque sin querer reconocerlo, nos fuimos a dormir a su pieza: allí había dos camas, así que no tuvimos problema en acomodarnos. Rápidamente, me quedé dormido; serían las dos de la mañana, más o menos.
Lo siguiente que recuerdo fue que me desperté bastante bruscamente; instintivamente miré a la ventana: todavía era noche cerrada. ¿Qué estaba pasando? No había llegado a pensar nada cuando siento una mano que me toca, me acaricia y me recorre el pecho y el estómago. Me incorporé de golpe, y ahí escucho un "shhh" pidiendo silencio... en la oscuridad del cuarto, reconocí la voz del padre de Kevin. El tipo no dejaba de acariciarme el cuerpo, intentando despertarme pero suavemente. Noté que a Kevin le estaba haciendo lo mismo. Finalmente, Kevin se despertó, quejándose suavemente, pero su padre nuevamente lo calló suavemente. Nos incorporamos en la cama, totalmente desorientados; el tipo nos mira sonriendo, y nos dice: "Chicos, vengan a mi cuarto, hay algo que quiero mostrarles". Tuvo que repetir la frase varias veces hasta que atinamos a obedecerle; como sonámbulos, nos movimos a tientas hasta su habitación, al lado de la nuestra. Una vez que llegamos, me percato de que el hombre estaba totalmente desnudo. No me sorprendió mucho: yo hacía natación, así que estaba muy acostumbrado a ver cuerpos de hombres desnudos. Por otra parte, como mi propio padre dormía desnudo, para mí era habitual que estuviera en bolas.  Por otra parte, estábamos entre hombres, así que había confianza....
-Miren, hay algo que quiero mostrarles- dijo.
-¿Qué, papá?- preguntó Kevin.
-Es algo que tienen que saber.... es muy importante, fundamental diría yo.... y ustedes ya están en edad, y merecen saberlo.
Yo lo miré con mala cara: detesto que me despierten, y más para jugar a los misterios. ¿Qué podía ser tan importante a las 5 de la mañana?
El tipo se apiadó de nuestra cara: "Vamos, chicos, vamos al baño y se lavan la cara". Fuimos, encendimos la luz, y nos apoyamos contra el lavabo. Ahí, por el espejo, pude apreciar por primera vez al padre de Kevin: medía un metro noventa, pesaría unos 100 kilos, era bastante robusto, poco pelo en pecho, casi calvo.... y portaba una pija interesante en proporciones: era muy larga, y de un grueso promedio. Era una buena pieza. cuando nos inclinamos sobre el lavatorio, el hombre se apoyó detrás nuestro, sobre nuestras espaldas, y puso su cabeza entre las nuestras. Claramente, nos estaba apoyando, pero por alguna razón, no me importó. Ya había logrado despertarme la curiosidad.
-¿Listo?- preguntó. Sí, listo. Volvimos a su cuarto.
-Sientense en la cama, por favor- nos dijo.Lo hicimos; él se quedó parado frente nuestro, mirándonos sin dejar de sonreír.
-¿Y papá? ¿Qué querías mostrar?- preguntó Kevin.
-Ustedes saben, chicos, que el ser humano no viene de un repollo ni de una cigueña- dijo el tipo. Lo miré con fastidio: nunca había creído esa estupidez. El tipo advirtió mi expresión.
-Los bebés nacen de la unión entre un hombre y una mujer.... el hombre planta una semillita, más exactamente, un espermatozoide, en el óvulo de la mujer. Y de ahí se forma el bebé-. "Y dale con las idioteces", pensé yo.
-¿Pero ustedes saben cómo sale ese espermatozoide del hombre?- preguntó. Nos quedamos: la verdad, saber, lo que se dice saber, no sabíamos. Circulaban leyendas por ahí, en el colegio; pero saber en serio, no.
-No- contesté yo, intrigado.
-El hombre mete su pito... digamos, mejor... pija, ¿no?... en la vagina, o concha de la mujer, y al cabo de un rato sale un líquido viscoso, blanco, que es el que tiene los espermatozoides que van hasta el óvulo - explicó.
-Ahhhh...- fue nuestra respuesta.
-Pero no es solo meter la pija; porque el líquido no sale inmediatamente. El hombre tiene que moverse bastante, frotar, por así decir, la pija, para que salgael líquido.... puede llevar bastante tiempo, a veces.
-¿Y cómo es eso?- pregunté. Nunca imaginé que esa pregunta cambiaría mi vida.
-Eso es lo que les iba a mostrar. Es muy importante que ustedes hagan sentir bien a la mujer; es importante que ellas disfruten, y ustedes también. Para eso, se tienen que mover bien, muy bien. Y es lo que les voy a enseñar ahora.
-¿Y por qué ahora?- pregunté.
-Porque ustedes están listos, y merecen saberlo.
-¿Y cómo nos vas a mostrar?- preguntó Kevin. Otra pregunta clave: no había mujeres por ahí.
El padre sonrió aún más. Vagamente, algo presentí. Pero era tan vago todo...
-Yo les voy a enseñar cómo hay que moverse. Simplemente, yo me voy a mover, y ustedes van a prestar mucha atención. Yo me voy a frotar y ustedes van a sentir todo.... es decir... van a ver qué es lo que sienten las mujeres.
Nos quedamos mirando, sin entender del todo. El tipo resopló: pensó que iba a ser más fácil, seguro.
-Digamos que ustedes van a sentir lo que sienten las mujeres.... así, si prestan atención, van a ver con qué movimientos disfrutan más, y con cuales no. Yo me muevo; ustedes sienten. Cuando ustedes sientan placer, fijense cómo me estoy moviendo yo; y cuando no les guste.... bueno, eso no va a pasar, peor si es así, igual presten atención.
-¿Y cómo sabés que nos va a gustar?- preguntó Kevin.
-A todos les gusta cómo lo hago yo- dijo el tipo, presumido. -¿Entienden? Ustedes van a hacer de cuenta que son mujeres.... presten mucha atención, por que les va a servir a después.
-¿o sea, vos vas a hacer el hombre?- preguntó Kevin.
-Sí, yo soy el hombre, y ustedes va a hacer de cuenta que son mujeres... voy a empezar con vos, hijo, después le muestro a Jorge. Jorge, vos mirá igual ahora.
-¿Y cómo vas a hacer?- preguntó Kevin. Yo miré para otro lado: ya había entendido.... tampoco tenía tantos agujeros, ¿no?
-Por el culo - respondió el tipo, seco- No es lo mismo, pero se parece. Duele un poco más.... pero yo los voy a cuidar. Dale, Kevin, sacate la ropa.
Kevin dudó. No parecía haber entendido mucho. El tipo empezó a impacientarse. Suavemente, pero con determinación, le sacó la remera; lo manoseó en el pecho, le dio un lenguetazo en la boca, y comenzó a bajarle los pantalones. Kevin se frenó: paró, un segundo, y se bajó todo. Ya sabía lo que le tocaba.
El padre empezó a besarlo desaforadamente en la boca, mientras le tocaba todo: la pija, los huevos, el culo. Sobre todo el culo; se lo había agarrado con las dos manazas que tenía, y no paraba de restregar las nalgas entre sí. Kevin, simplemente, se dejaba: estaba aprendiendo.
El tipo le dio un último beso larguísimo en la boca a su hijo, y después lo dio vuelta; lo puso de frente a l cama, y suavemente, lo empujó hasta quedar acostado boca abajo. El tipo se paró una última vez, mirándome, asegurándose de que yo aprendiera. Vi que tenía la pija totalmente parada y dura: me dio un poco de miedo por Kevin, ¿sería capaz...?
El tipo agarró un frasco negro; sacó un poco de líquido, y se lo untó en la pija. Luego, se tomó la base con las dos manos, la endureció más todavía, y acercó sus caderas hasta el culo de Kevin. La punta hizo contacto contra las nalgas. El tipo paró, respiró dos veces profundo, y empezó a empujar el pene dentro de Kevin.
El chico pegó un grito desgarrador; instintivamente, lo callamos, temerosos de que los vecinos lo escucharan. Vi miedo en la cara del padre; claramente, esto estaba mal... pero en seguida se relajó.
-Kevin, por favor, no grites tanto. Si te duele, decí "te quiero papá", bajito, y yo voy  parar. Te voy a cuidar hijo. Te amo. Voy a ir despacito, te lo prometo.  Jorge, para vos también, cuando sea tu turno..
Asentí, con miedo. Debía doler.
-Te quiero papá, te quiero papá, te quiero papá, te ... quiero... papáaaa.... ahhh, ahhhh, ohhh.
Vi que había entrado casi toda: Kevin estaba haciendo un esfuerzo increíble para no gritar: efectivamente, quería mucho a su padre. El tipo dio un último empujón, y entró toda; peor para mi sorpresa, se dejó caer totalmente encima de Kevin. El grito que dio el pobre se ahogó en la manta: su padre pesaba más del doble, lo estaba ensartando como un pollo, y encima se estaba apoyando sobre él. Terrible.... y muy excientante también.
El padre empezó a moverse hacia adelante y hacia atrás. Viéndolo, pensé que se trataba de un lápiz sacándose punta. Empezó despacio, respetando las respiraciones de Kevin.
-¿Qué sentís?- le preguntó, casi con aire científico.
-Me... duele... pero me gusta.... sobre todo, cuando avanzás.
-Perfecto; mirá al espejo como hago. Ahí, hijo, miráte. Así, eso... ah, ah ahhhh, oh sí... ahhh.... ¡te gusta?
-Sí, ppá sí.... ay, papá.... más papá.... ah, ah. ¿eso sienten las mujeres?- alncanzó a preguntar Kevin, en medio de su delirio.
-Sí, eso.... pero yo lo hago muy bien... y a vos te lo hago perfecto... sos mi hijo... te amo, lo que más quiero... aprendém aprendé... y gozá, sí síiiiiiii
Pensé que al tipo ya no le importaba tanto el aprendizaje, peor no me importó: yo estaba en el séptimo cielo, viendolos coger. No pensaba en anda. Simplemente, mi pija, dura como una roca, quería imitar a la del papá de Kevin; tenía ganas de sentirme como un hombre...y sin embargo, antes me esperaba la "mujer". Pensé que Kevin no era una mujer: ciertamente se la estaban metiendo, y de lo lindo, pero no se veía femenino. Parecía más bien como el compañero que le hacía la gauchada al otro... en este caso, su padre. ¡Qué envidia!
-Ahh, ahh, ohh, sí, sí, papá, sí sí, hijo, ay, más, más, dale, ¿te gusta? ¿Así? ¿Más, ay, no, sí, aprnedé, Kevin, sí, papá, que no se te olvidé, no, ppá... sí, papá, sí , papáaa, ay, papáaa, papáaaa, papáaaaaaaaaa.
El padre ya estaba desaforado; se movía como un poseso. Me asusté, vi que su cara se endurecía y perdía la vista sobre el cuello de su hijo. Kevin estaba en un grito prolongado, olvidándose de los vecinos.....estaba babeando sobre la cama, loco de placer.
Finalmente, el tipo aceleró más todavía: fue rapídisimo, y de golpe, avanzó mucho más todavía adentro de Kevin; se quedó duro un segundo, y se desplomó sobre su hijo. Kevin ni se quejó: estaba en el paraíso.
pasó un minuto, más o menos, y el tipo empezó rápido a retroceder; sujetándole las nalgas, sacó su pija de adentro; estaba un poquitín sucia con caca.
-No importa, Kevin, estas cosas pasan.... la próxima, nos lavamos bien antes. Voy a lavarme bien, y después le muestro a Jorge. ¿Te gustó hijo?
-Mucho, pa. fue lo mejor.
-¿Y a vos Jorge?
-Uf... me da miedo el principio, pero.... quiero ya ser un hombre- dije.
-Después de que te muestre a vos, vas a practicar con Kevin. Kevin, sé bueno, deja que Jorge experimente antes, ¿sí?
-Bueno, pa. ¿pero yo voy a poder después?
-Sí, obvio. Con Jorge, o algún otro compañerito que consigamos. Esperenme acá, chicos.... ya vuelvo- dijo sonriendo.
Salió hacia el baño. Kevin y no nos miramos, sonriendo. Éramos los preferidos, los que sabíamos antes que todos. Teníamos al mejor maestro....y lo íbamo a seguir teniendo.
La próxima, les cuento como el padre me enseñó cómo moverme. Hasta entonces.

Nuevamente, los invito a comentar, sugerir, criticar, aportar, y contar sus propias experiencias o fantasías. Gracias.

martes, 22 de febrero de 2011

Debate: Roles de cada uno

Usualmente, cuando se habla del incesto entre padre e hijo, se supone que el padre es activo y el hijo pasivo. No solo analmente; en el sexo oral, lo más común es ver que es el hijo el que se la chupa al padre; lo mismo en masturbaciones; el hijo masturba más al padre que al revés, y así sucesivamente. Entonces, se puede decir que en el imaginario, el padre ocupa un rol dominante para con el hijo.
En mi caso también es así, aunque no solamente; lo más común es que al imaginarme cosas entre padre e hyijo, le dé un rol "activo", "dominante", "de liderazgo", "de iniciativa", etc., al padre. A veces imagino lo inverso, claro; el hijo penetra al padre, este se la chupa.... pero lo más común es que sea de padre a hijo.
¿Por qué será esta distribución? ¿Por qué tendemos a imaginar así? ¿Por qué la pornografía también nos cuenta esto? Voy a exponer las razones por las que creo que pasa esto. Luego, invitaré a que ustedes lo hagan, y armemos debate, intercambio, sobre este tema.
1) El padre tiene más experiencia. Elemental; al menos, cogió una vez más que el hijo; la necesaria para procrearlo. Es posible entonces que prefiera penetrar al hijo valiéndose de esta experiencia, de este mejor saber. "Te voy a enseñar cómo se hace". "Te muestro qué sienten las mujeres", "así hay que moverse", "yo sé más que vos", etc. Lo mismo para el sexo oral y otras prácticas. Probablemente, el padre detente un mayor saber que le haga preferir ser activo.
2) El padre tuvo un pasado hetero. Esto también es importante. Cogió con por lo menos una mujer (la madre del hijo). Y probablemente con más. Es decir, dado que en las relaciones hetero, la inmensa mayoría de las veces es el hombre quien penetra, el padre tiene esta experiencia de ser el penetrante. Él la mete, él la pone, él se mueve. Además, es lo que enseña la sociedad; el nene mete en la nena, blablabla. El padre entonces se formó así; penetrando. Por eso, tiene más ganas (y más poder, más experiencia, etc.), para querer seguir penetrando. El hijo, en cambio, capaz sea virgen, y probablemente solo haya sido gay; está tal vez más mentalizado para ser pasivo. Por eso suele ser pasivo.
3) El padre es más grande, y por ende, más conservador. Ya lo sabemos, más grande se vuelve uno, menos quiere innovar. Para un hombre que tuvo un pasado hetero, innovar implica ser penetrado. Hay prejuicios; que duele, que sangra, que te afeminas, que no podés sentarte. Claro que hay que probar para desmitificar; pero los mayores suelen no querer desmitificar.
4) Se piensa que ser activo es "proteger" al pasivo. Para mí no necesariamente, pero he escuchado varias veces eso de otras personas. Lógicamente, el padre tiende a proteger a lhijo. Se cuida, lo cuida, lo dilata, le explica, le enseña, le muestra. Primero le muestra él, luego en todo caso lo deja probar. No lo expone a una mala primera vez (la mía como activo fue bastante mala, debo decir.... por suerte, mejoré).
5) El padre debe "dar", "proveer". sino, escuchemos la mentada frase, "llevar un plato de comida a la casa". Los tiempos cambian, pero se sigue esperando que sea el hombre el que aporte el sustento. "Dar", claro, no es solo económico; es dar consejos, es brindar experiencia, es dar castigos, es dar rumbos... lo que se supone que haga un padre. Y "dar", sexualmente hablando, también es penetrar; es dar semen (dar vida, en clave cristiana), es dar movimiento, es dar placer.... pensemos en las frases sexuales "dar masa", "dar murra", "dar para que tenga, guarde y archive".
6) Por ser proveedor, el padre tiene derecho a tener placer. Sino, veamos a esas madres que se ponen a plena disposición dle hombre cuando este llega de trabajar. "Hijos, no molestemos a papá", "callense, que papa duerme", "Servile sopa a tu padre", etc. Tal vez, en el incesto, el padre, que ha dado educación, comida, salud, vivienda, y demás al hijo, quiera que se le "recompense" con placer.... y entiende que lo placentero (por todas las razones anteriores) es penetrar.

Hasta aquí yo. ¿Ustedes que piensan? ¿Creen que tengo razón, me equivoco? ¿Es así en sus casos? ¿Les gustan los roles que asumen? ¿Quisieran cambiarlos? ¿Cómo deciden?
Dejo además una invitación; abramonos a otros roles. Hijos, convenzamos a nuestros padres de que entreguen el culo. Padres, ábranse a sus hijos. sigan penetrándonos como ustedes saben; pero dejen que, algunas veces, nosotros les demostemos nuestro amor y nuestra experiencia metiéndosela.
Espero feedback! Saludos.

lunes, 21 de febrero de 2011

Del por qué de este blog

Hola, me llamo Jorge Díaz, tengo 23 años, soy estudiante universitario. Me considero una persona lo que se dice "normal": me va bien en la carrera, me gusta viajar, tengo amigos y amigas, me llevo bien con mi familia, tengo los trabajos que se supone que son aceptables para alguien de mi edad, tengo un novio con el que me llevo muy bien (en todo sentido).... en fin, la vida más o menos habitual de toda persona.
Peeeeeero, (y siempre hay un pero), debo confesar que tengo una fantasía bastante extraña. Voy a contar cómo empezó: a los 11 años, en la escuela, escuché como un compañero le decía a otro "Porque vos masturbaste a tu papá, y él te cogió". Fuerte el insulto, para edad tan temprana. En su momento, no le di importancia.... pero unos meses más tarde, la primera vez que me masturbé.... ¡sorpresa! Me imaginé efectivamente al padre de mi compañero haciéndole el amor.... a su propio hijo. Desde ese momento, la idea de un padre teniendo sexo con su hijo me ha calentado y excitado sobremanera. Repito: no es que me condicione la vida, pero.... me gusta y me atrae.
Tanto es así que he llegado a tener fantasías con mi propio padre, con quien, como casi todo homosexual, tengo una relación que no es muy buena, aunque tampoco tan desastrosa... En fin, la cuestión es que el tema del incesto entre padre e hijo me gusta demasiado. Lo he charlado con mi terapeuta, le hemos encontrado explicaciones psicoanalíticas, hemos trabajado el tema. Esto lo digo para que no se piense que soy un maniático sexual descontrolado por ahí. Simplemente tengo una fantasía curiosa, poco común.
También quiero aclarar que yo de ninguna manera avalo ni promuevo el abuso infantil. Cuando hablo de fantasías entre padre e hijo, hablo de un hijo maduro, con capacidad de decidir sobre su sexualidad, y de un padre que respeta, cuida y comprende a su hijo. Obviamente hay una diferencia de edad, y de experiencia. Pero a mí no me excita para nada el tema de una violación, o de la pornografía infantil. Hablo de dos personas maduras, que se quieren (o no) pero tienen sexo como lo tendrían con cualquier otra. El tema de la edad para la madurez, por supuesto, es muy personal.... habrá quienes la alcancen a los 18 años, otras a los 20, otros a los 16.... es claro que nadie a los 11 puede decidir cabalmente y con información....y menos en algo tan complicado como tener sexo con el padre.
Cambiando de tema, debo decir que he leído muchos relatos, y he visto mucha pornografía al respecto. Y me he decepcionado bastante: en primer lugar, más del 90% de esta pornografia está en inglés (¿serán los gringos más incestuosos?). Y por otra parte, la mayoría está producida por estudios de filmación.... cuyos modelos, obviamente, no son padre e hijo entre sí. La mayoría de las veces ni se parecen. Otros videos o fotos son de personas que juegan a ser padre e hijo.... está todo bien con jugar a serlo (yo lo he hecho), pero no es lo que queremos ver los interesados en el tema. ¿Cierto?
Por eso este blog que creo para todos nosotros, que se llama "propahi": "Pro" "pa"dre e "hi"jo. Sin obligar a nadie... pero sin que nadie que quiera se quede con las ganas. En este blog, subiré debates, contaré en forma literaria mis fantasías (y si me entero de algún hecho real, también por supuesto). Y la invitación queda hecha: suban ustedes sus experiencias, sus fantasías, sus deseos, lo que piensan sobre el tema, contesten mis debates, propongan otros.... hagan conmigo este blog. 
Por respeto entre todos nosotros, adjunto las reglas que seguiremos:
1) Si te parece que el tema del incesto entre padre e hijo es inmoral, aberrante, no te gusta, antisocial, esquizoide o cualquier cosa por el estilo, no lo digas acá. Si querés armá un blog aparte. Pero acá no. ¿Por qué? Primero porque no vamos a cambiar de opinión por lo que digas, así tampoco como vos lo vas a hacer. Segundo, porque acá hay gente que tiene cosas muy íntimas que contar, muy profundas, en algunos casos muy dolorosas, porque es un tema muy tabú....y necesita que se los escuche, no que se los juzgue.
2) Acá no promovemos la pornografía infantil. No subas relatos que involucren a niños, ni fotos ni videos de menores de 18. Porque no es legal, y porque no está bien. Si vas a contar algo con tu hijo de 16, por ejemplo, no des el nombre completo para proteger su identidad.
3) No subas relatos o fantasías con mujeres, por favor. Aunque sea increíble, me ha pasado de hablar, en chat gays, del tema del incesto, y preguntar para que me respondan "sí, me cogí a mi hermana". Por favor, solo entre hombres, y familiares entre sí (puede ser con abuelos tíos, hermanos.... pero mejor, entre padre e hijo. Primos no, ya hay muchos, jeje).
4) Queda prohibido discriminar u ofender a nadie por razones económicas, raciales, sociales, etc.
5) Si podés, aclará si se trata de historias reales o fantasías.
En breve subiré mis relatos de fantasías. Hasta tanto, saludos y empiecen a compartir.
Con cariño,
Jorge.